Candidatos discuten de energía, del Mercosur y de Hugo Chávez

La agenda exterior no había sido un asuntoprioritario en la campaña para las elecciones presidenciales deldomingo hasta que el ex obispo Fernando Lugo, postulante favorito porla coalición opositora Alianza Patriótica para el Cambio (APC), pusosobre el tapete los contratos energéticos con Argentina yfundamentalmente Brasil, en la administración de las represashidroeléctricas binacionales de Yaciretá e Itaipú, respectivamente.

«Son tratados muy desfavorables para Paraguay. En el tratado deItaipú se dona la energía a precio de costo y no de mercado. Nosotrosreclamamos que la energía que se le da tanto a Brasil como a Argentinase dé a un precio de mercado y eso va a cambiar sustancialmente lasentradas para nuestro país«, afirmó Lugo.

Paraguay percibe unos 300 millones de dólares al año por elexcedente de su cuota de electricidad generada en la central de Itaipú.De las 10 turbinas que le corresponden por el tratado firmado en 1973,los paraguayos sólo utilizan una para su consumo interno y las nueverestantes las explota la estatal brasileña Eletrobras.

Lugo amenazó con llevar a Brasil a la Corte Internacional de LaHaya para obligarlo a renegociar el contrato. El acuerdo originalcierra esa posibilidad hasta que concluya en 2023.

La candidata Blanca Ovelar, del gobernante Partido Colorado, detendencia conservadora, ha dicho que con amenazas nada se logra sinoque se debe apostar por el «camino del diálogo«, algo parecido a loque propone el ex comandante del ejército Lino César Oviedo, delPartido Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace).

Brasil consume el 95% de la electricidad producida en Itaipú, lamayor hidroeléctrica del mundo en funcionamiento, y que cubre el 19% desus necesidades. En Yaciretá, el 98% de la energía va a Argentina yabastece el 17% de su consumo.

Paraguay también tiene una posición desfavorable respecto aArgentina y Brasil, sus socios fundadores en el Mercosur junto aUruguay, por las asimetrías comerciales.

Por ejemplo, este año el gobierno brasileño prohibió la importaciónde neumáticos recauchados (reciclados) para automotores en Paraguay,mientras que desde el lado argentino se aumentó un 65% el impuesto poringreso de solventes de origen paraguayo al mercado de la provincia deBuenos Aires, según la cancillería paraguaya.

La Federación para el Comercio y la Industria le solicitó alpresidente Nicanor Duarte el retiro del Mercosur porque «nunca nosbenefició, mejor salirse y firmar tratados de libre comercio con otrasnaciones«, dijo su titular Gustavo Volpe.

La figura de Chávez también recorrió la campaña, pero a diferenciade otros procesos electorales recientes, el presidente venezolano notomó partido por alguno de los postulantes.

Oviedo utilizó en sus afiches de fotografías de Chávez y delpresidente de Bolivia, Evo Morales, para atacar a Lugo. «Morales,Chávez y Lugo tienen la misma ideología. Los dos presidentes hanviolado contratos internacionales y (Lugo) amenaza con hacer algosimilar«, denunció el ex militar.

El ex obispo ha evitado referirse a Chávez y le escapa al rótulo decandidato «izquierdista». «Yo no soy de izquierda ni de derecha. Estoyubicado en el centro, como la boca de un poncho«, repite Lugo cada vezque le preguntan.

Consultada sobre cuál sería su relación con Chávez en caso dellegar a la presidencia, Ovelar sostuvo que «yo respeto la soberanía deestos países. Sus gobiernos surgieron de elecciones libres y tengorespeto por esas naciones más allá de si comparto o no susconvicciones«.

Hay una razón de peso para que Ovelar quiera mantener buenosvínculos con Chávez: la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) esel proveedor mayoritario de gasoil en Paraguay. En 2006, Duarte firmóun contrato con Chávez para adquirir ese combustible a bajo costo porlos próximos 15 años.