Capturaron a los máximos líderes político y financiero de ETA junto a 20 militantes

La inesperada captura de los máximos dirigentes político y financiero de ETA, Mikel Albisu Iriarte, «Antza», y Soledad Iparraguire, «Anboto», en el marco de un amplio operativo policial en el suroeste francés constituye un nuevo y decisivo golpe para la organización.
«Antza» y «Anboto», ambos de 43 años, fueron arrestados junto a otras dos personas en una casa de Salis-de-Béarn, una de la decena de localidades del País Vasco francés y de la región de Béarn en que se desarrolló el operativo, que se saldó con unas 20 detenciones y el hallazgo de importantes escondites de armas u otros materiales.

El análisis de las huellas digitales de la pareja enviadas por la policía francesa a España, confirmó que la mujer es «Anboto» y, si bien se está pendiente de la verificación de las del hombre, fuentes policiales indicaron que «Mikel Antza» fue reconocido físicamente por participantes en el operativo.

En una prueba de la «importancia muy alta» de la operación, en palabras del ministro español del Interior, José Antonio Alonso, la jueza antiterrorista parisiense especializada en sumarios de ETA, Laurence Le Vert, se personó en la zona.

En uno de los siete presuntos escondites cuyo registro continúa, fueron halladas unas 50 armas, entre ellas armamento de «guerra», según el Ministerio francés del Interior, además de documentación e «importantes» cantidades de dinero en efectivo.

Entre las armas incautadas había lanzamorteros y lanzagranadas, fusiles de asalto y ametralladoras, amén de una gran cantidad de munición, precisaron fuentes próximas a la investigación.

Sin citar los nombres de «Antza» y «Anboto», el Ministerio francés del Interior indicó que «dos clandestinos españoles buscados desde hace numerosos años y que ejercen responsabilidades de primer plano en el seno del movimiento» fueron detenidos en la operación.

En una llamada telefónica a Alónso, el titular de ese Departamento, Dominique de Villepin, se felicitó de la cooperación entre los dos países en la lucha contra el terrorismo, un tenia en el que podrán profundizar en su encuentro en París el próximo jueves.

Según Interior, la operación fue posible gracias a una «importante» labor previa de información realizada en «estrecho» contacto con España, en especial la Guardia Civil.

Unos 150 policías de diversos cuerpos de seguridad franceses, entre ellos agentes de la División Nacional Antiterrorista (DNAT) y de la unidad de élite de la policía RAID, participaron en el operativo, lanzado a primera hora del día, que sigue abierto y se ha desarrollado en las localidades de Saint Pierre d’Irube, Briscous, Hendaya, Aiherre, Salis-de-Bearn, Domezain, Urrugne y Bida-rray. (EFE)