Carne subirá 15% por el empuje del ganado gordo

ESTE comportamiento del mercado de hacienda, en lo que se denomina la poszafra, podría repercutir de manera directa en el abasto y, consecuentemente, en el precio final de la carne en el mercado interno, cuyo aumento si se confirmaran las estimaciones, podría llegar a cerca de un 15% en el gancho de las carnicerías.

Según comentarios realizados por el Dr. Marcelo Secco, integrante del Grupo Marfrig (ex Frigorífico Tacuarembó), al programa radial Alternativa Rural, «es notorio que el clima no ha ayudado en nada a entrar al invierno.

Es coincidente en algunos puntos y evidentemente todos estamos constatando cuál ha sido el comportamiento del clima, que no ha ayudado en nada a entrar al invierno con pasto, y por otro lado, no ha habido condiciones para generar forraje para el invierno. Está todo atrasado, recién están empezando a despuntar los verdeos y las praderas».

«No sé si serán 2, 3 semanas o 4. Pero es evidente que la oferta de ganado terminado va a caer sensiblemente. Al reconocer que la escasa oferta existente tiene su valor al alza, sostuvo que «ese es el comportamiento natural que está teniendo la cadena en este momento y lo que aparece se capitaliza».

Consultado sobre este comportamiento, el Dr. Secco indicó que «Uruguay ha perdido ya ese período de poszafra. Ha tenido en los últimos 2 o 3 años un repique de precios en julio/agosto, obviamente por una baja de oferta invernal, eso -en esta oportunidad también-va a tensionar el mercado, pero Uruguay está pasando a tener un régimen de estabilidad en precios.

En la medida que el mercado internacional lo permite, va a hacer que caiga fuertemente el nivel de actividad, y en función de las señales del mercado exterior y la escasa oferta interna, veremos cómo puede incidir en ese período que tradicionalmente se denomina poszafra».

CORRECCIÓN AL ALZA

Reconoció luego que «naturalmente va a registrarse una corrección al alza en el precio de la hacienda, eso lo regirá como es sabido el libre juego de la oferta y la demanda. Añadió que el mercado internacional hoy no está tan claro como para que pueda esperarse un repique de precios en el ámbito de la comercialización de ganado, pero es un año para ir vendiendo lo justo, con poca chance para programar a mediano plazo». En cuanto a la disponibilidad de materia prima, «iremos viendo en las semanas venideras, cómo se va dando el comportamiento de los dos mercados».

Algunos invernadores han venido manejando un piso de U$S 2,10 en segunda balanza y un máximo que podría llegar a 2,20, frente a los U$S 2,01 de la última semana. (Cotización de la Asociación de Consignatarios de Ganado).

En referencia a estas estimaciones, Secco indicó que «ojala que así sea, eso o más, si el mercado internacional lo soporta».

«En este momento a nosotros en el ámbito de Marfrig S.A. se nos hace muy difícil estimar una proyección para mantener un nivel de actividad y una proyección en precios en función de la estructura de ventas. Es muy difícil programar. Va a ser un invierno complicado en materia de oferta de hacienda terminada», reconoció.

Dijo que habrá un recalentamiento del mercado, al bajar la oferta, «pues negocios hay, lo que hay que ver es si esos negocios soportan los valores que se vienen manejando».

«Hay un pozo de oferta natural, que se va a dar ahora, en tres semanas, quizás un poquito más. Depende del comportamiento del clima.

Básicamente, se va a producir un desfasaje entre la necesidad de praderas y la disponibilidad efectiva de las mismas. Hay gente que está todavía terminando de sembrar. Lo más trancado va a estar a principios y medianos de julio.

Se dará con un cambio del régimen tributario, que se suma a la in-certidumbre que la gente tiene y todo lo que es incertidumbre siempre genera un poquito de parálisis. Todas esas cosas van a ser coincidentes en el mes de julio», finalizó.

Jorge Alonzo