Carrió embiste contra Kirchner en EE.UU.

Carrió, que compareció a la capital de Estados Unidos invitada por el Centro de Estudios Estratégicos Diálogo Interamericano y el Centro Woodrow Wilson, dijo también que los contratos de gas con Chile «tienen que ser honrados o renegociados, pero no interrumpidos o violados» y que intentará ayudar a que Bolivia no se divida. «En política internacional, vamos a hacer todo lo posible para una reconciliación, una integración profunda de Bolivia, para que pueda vender su gas a precios absolutamente competitivos, que no sea esquilmado ni explotado ni por Argentina, ni por Brasil, ni ningún otro país». En relación con el conflicto con Uruguay por la planta de celulosa, Carrió sostuvo que hay un problema ambiental serio y que existen dos vías para solucionarlo: la negociación o el Tribunal de La Haya. De todos modos, afirmó que un conflicto no puede nunca llevar a romper la histórica fraternidad con los uruguayos.

Por eso, dijo, cada vez que el presidente Kirchner, el canciller Taiana o el gobernador Busti hablaron del tema, cruzó el charco hacia Montevideo o Punta del Este, para manifestar la solidaridad con Uruguay.

«Mi primer acto al ser elegida será ir a Montevideo, me abrazaría con el presidente Vázquez, hablaría con el Congreso uruguayo, restablecería la hermandad, perfeccionaríamos la agenda bilateral y seguiríamos renegociando el conflicto».

Sobre el Mercosur, la candidata llamó a fortalecerlo, a profundizar los lazos con Brasil, y a extremar las oportunidades de Uruguay y Paraguay, para vencer las asimetrías.

Así, dijo que los pasos institucionales que se han dado para atender la cuestión de las asimetrías no han servido para superar las diferencias.

Abogó para que el bloque regional «negocie con todos» y apuntó que el debate sobre la conformación de tratados de libre comercio es un asunto particular de cada país.

Sobre el trámite electoral, expresó su confianza de acceder al balotaje, dijo que hay una gran fragmentación en el mapa político argentino y auguró que las fuerzas sociales serán la palanca para los grandes cambios.