Casinos: oposición dice que no va más

Álvaro Viviano (Alianza Nacional) comenzará la primera interpelación a Ehrlich sobre la situación de los Casinos Municipales, preguntándole “hasta dónde llega su responsabilidad política por las decisiones, gastos y contratos del pasado, de los que no participó pero defiende como propios”, dijo a El Observador el edil blanco.

Ni bien Ehrlich tome asiento en la Junta Departamental el jueves 20, Viviano le recordará que se negó a abrir una auditoría en la IMM porque se hacía responsable de la gestión anterior. “Le preguntaré hasta dónde se hará responsable porque, en todo caso, deberá responder por las cuestiones que derivaron en este llamado a sala”. Según el edil, lo dicho por el intendente merece respuestas “no sólo de cómo piensa revertir la situación de los casinos y el plan de negocios futuro”, sino que “debe explicar por qué y quién hizo de un negocio rentable una empresa con pérdidas millonarias”.


La viga en el ojo. “Así como desde el gobierno la izquierda criticó y rescindió los contratos, por no cumplir con las obras, a Uragua y Consorcio Ruta 1”, el edil nacionalista le planteará a Ehrlich si los incumplimientos de la empresa Carmitel respecto a la remodelación del hotel Carrasco no ameritaría una resolución “idéntica”.

Según Viviano, en el contrato firmado entre la IMM y Carmitel en el año 2000, se fijaban dos años para terminar las obras e inaugurar el remozado hotel. Sin embargo, la crisis de 2002 hizo que en julio de 2003 se modificara el contrato, lo que fue observado por el Tribunal de Cuentas (TC). “Aún dos años después”, en julio de 2005, el TC “no da por satisfactorios los documentos presentados por la IMM”, dijo Viviano. “Una obra que debía llevar dos años ya está en cinco y sin miras de terminar, ¿esto corresponde a normas de buena administración?”, preguntó.

Viviano criticará también los contratos “negativos” que firmó la IMM con las empresas proveedoras de slots (máquinas tragamonedas). En la interpelación indicará que estos contratos le aseguran al privado un “lugar preferencial” en las salas y una ganancia mensual de US$ 12.000, cuando es la comuna la que “corre con todos los gastos y riesgos”.

El traslado de una parte de la sala del hotel Carrasco al Complejo Oceanía será planteado por Viviano como un “error estratégico” de la IMM, y el edil preguntará a Ehrlich si comparte la decisión “aunque no medió ninguna licitación ni estudio sobre las potencialidades del lugar escogido”.

El edil interpelante también dirá que la política de la IMM en los casinos apunta a “tercerizar” el juego a privados, lo que “coincide con la caída sistemática de su rentabilidad”.