Causa común para impedir el avance de China

(…) Los países más chicos ya vieron menguar sus exportaciones a Estados Unidos debido a que los proveedores chinos ya aprovecharon los pocos cupos que se han levantado. La República de Mauricio, que con otros países está presionando a la OMC para que ayude a sus miembros a adaptarse a la eliminación de los cupos, afirma que su empleo en el sector textil cayó 25% en los últimos tres años y pronostica que en todo el mundo 27 millones de personas perderán su trabajo en la industria.

«Los países africanos, los subsaharianos y otras naciones que actualmente reciben preferencias comerciales serán los mayores perdedores, dado que su participación en el mercado se contraerá casi 70%», contó Shree Baboo Chekitan Servansing, embajador de Mauricio, durante un reciente encuentro del Consejo del Comercio de Mercancías de las Naciones Unidas.

De acuerdo a los términos del ingreso de China a la OMC en 2001, los socios comerciales pueden hasta 2008 frenar las importaciones textiles y de indumentaria «que provoquen trastornos». Sin embargo, ya se descartó un pedido de la industria de prolongar por tres años más el sistema de cupos. Cualquier prórroga requiere la aprobación de los miembros de la OMC, incluyendo China y la India. En cambio, Mauricio y sus aliados solicitaron a la OMC que elabore un estudio país por país y que haga recomendaciones sobre cómo abordar los problemas que provoca la adaptación al nuevo escenario sin cupos.

Los analistas afirman que las recomendaciones podrían incluir reducciones arancelarias por parte de los países importadores, normas de origen menos restrictivas que impidan que los países aprovechen los acuerdos preferenciales.

El nuevo sistema fue acordado en la ronda Uruguay de negociaciones comerciales en 1994, pero los problemas de adaptación se vieron agravados por haber postergado el levantamiento de los cupos hasta el final del período de adaptación de 10 años. Según la Oficina Internacional de Textiles e Indumentaria, que agrupa 24 países en desarrollo exportadores de textiles incluyendo China y la India, Estados Unidos levantó los cupos sólo en el 20% del comercio que fue restringido en 1994, dejando el 80% restante para el 1 de enero.

Esto tiene el efecto perverso de no sólo demorar la adaptación por parte de las industrias estadounidense y europeas, sino de también fomentar una mayor producción en los países más chicos y menos competitivos para que aprovechen los cupos garantizados y las preferencias especiales. Sin embargo, no todos creen que se cumpla la mayoría de estas extremas predicciones. Con los aranceles estadounidenses a los textiles y a la indumentaria a un promedio de 15%, las preferencias arancelarias aún brindarán una ventaja importante a algunos países, incluyendo muchos de Africa, se aseguró en el Congreso sobre Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas.