Cayeron ventas chinas tras siete años de alza.

Las exportaciones chinas cayeron por primera vez en siete años, una nueva prueba de que la recesión en Estados Unidos, Europa y Japón está llevando a la cuarta economía del mundo a una crisis. Las exportaciones declinaron 2,2% en noviembre respecto del mismo mes del año anterior, informó ayer la oficina de aduanas en un comunicado. Las importaciones se redujeron un 17,9%, lo que lleva el superávit comercial a una cifra récord de US$ 40.090 millones.
En comunicados difundidos apenas horas después de darse a conocer el informe, las autoridades chinas aseguraron que tomarían “medidas más enérgicas” para ayudar a las empresas pequeñas y crear empleos. La caída de las exportaciones intensifica la presión para que el gobierno profundice la reducción de las tasas de interés que dispuso el mes pasado, la mayor de los últimos 11 años, así como para que extienda un plan de gasto de 4 billones de yuanes

(US$ 581.000 millones) y permita que el yuan se deprecie.

“Las cifras son aterradoras”, dijo Lu Zhengwei, economista en jefe del Industrial Bank Co. en Shanghai. “La declinación de las importaciones demuestra que además de la caída de la demanda global, la demanda interna también se contrae a medida que se enfría la economía”.

Las importaciones experimentaron la mayor caída desde al menos 1995, cuando comenzaron a transmitirse los datos de Bloomberg, dado que los precios de las materias primas bajaron y la debilidad de los sectores industrial y de la construcción hizo que se redujera la demanda. La declinación anterior fue hace siete años.

Crecimiento global. Las exportaciones chinas se cuadruplicaron cuando el país se incorporó a la Organización Mundial del Comercio en 2001, lo que contribuyó a hacer de China la economía de expansión más rápida y la principal responsable del crecimiento global. En octubre las exportaciones crecieron 19,2% y las importaciones 15,6%. Ninguno de los 18 economistas consultados sobre exportaciones ni de los 17 encuestados sobre importaciones pronosticó una declinación en noviembre.

“Son cifras pavorosas”, dijo Mark Williams, economista de Capital Economics Ltd. en Londres. “Alentarán la especulación de que el gobierno provocará una depreciación del yuan. Es inevitable una nueva reducción de las tasas de interés”.

La crisis de las finanzas comerciales globales puede haber sido tan perjudicial como la caída de la demanda, agregó Williams.

El valor de las exportaciones fue de US$ 115.000 millones, el más bajo de los últimos ocho meses y una considerable declinación en relación con el pico de US$ 136.600 millones del mes de julio.

La mayor caída del yuan en una sola jornada en los tres últimos años tuvo lugar el 1 de diciembre, y alentó especulaciones en el sentido de que China podría permitir una depreciación de su moneda, lo que ayudaría a los exportadores abaratando sus productos en los mercados extranjeros.

Flexibilidad moderada. El banco central chino aseguró ayer que mantendría una política monetaria de “flexibilidad moderada” y de ayuda a las pequeñas empresas. Lo hizo en un comunicado que dio a conocer luego de una reunión de tres días en la que se estableció el rumbo de la política económica. (Bloomberg)