Chávez con todo el poder

El presidente Hugo Chávez ya tiene los poderes especiales y podrá gobernar por decreto durante 18 meses. El pleno del Congreso de Venezuela sancionó ayer por unanimidad –los legisladores son todos oficialistas– en la histórica Plaza Bolívar la ley habilitante, con la que el mandatario podrá decretar, sin previo paso por el Congreso, en 11 áreas diferentes (ver recuadro).
Los cambios contemplan un severo control estatal sobre las actividades productivas hacia el llamado “socialismo del siglo XXI”.

El presidente venezolano planteó que utilizará la ley para nacionalizar el sector eléctrico y la mayor telefónica, realizar una reforma tributaria para gravar los bienes suntuarios, regular las actividades de explotación de gas y cuatro asociaciones petroleras, y ejecutar una reorganización territorial del país. A todo esto se suma reformar la Constitución y establecer la reelección indefinida.

En enero, en el momento de su asumir su nuevo mandato, había anunciado las nacionalizaciones de la telefonía, de la electricidad y de todos los hidrocarburos.


Más amplio. No es la primera vez que un presidente hace uso de poderes especiales, aunque en esta circunstancia hay datos adicionales. “Este es un período más amplio, que abarca más áreas”, reconoció a El Observador Eleazar Díaz Rangel, director del diario popular Últimas Noticias de Caracas. Dentro de esa gama de prioridades del mandatario, para Díaz Rangel lo primordial será vencer la galopante corrupción que impera en Venezuela. “Es el problema más serio”, dijo. “Y Chávez lo sabe”, agregó este simpatizante del presidente.

La Constitución de 1961 limitaba los poderes especiales al sector económico y financiero a un máximo de 12 meses. La Constitución Bolivariana de 1999 eliminó esos límites. En seis ocasiones anteriores fueron otorgadas leyes habilitantes. Las más criticadas fueron las que recibió Carlos Andrés Pérez (1974-1979) y Jaime Lusichi (1984-1989), porque disponían de mayoría absoluta en el Parlamento. Esta vez el control de Chávez es total. Ramón Velásquez (1993-1994) la tuvo por siete meses y Rafael Caldera por un mes (1994-1999). Chávez tendrá la más prolongada de la historia venezolana.

Los opositores han objetado la ley habilitante considerándola como un cheque en blanco para Chávez porque le da potestad ilimitada para legislar sin control político.

“La reforma profunda donde se quieren cambiar los estados, municipios, valores en la educación, tiene que tener la participación más intensa, abierta y democrática para que nosotros podamos frenar lo que pareciera ser una misa rezada que nos quieren dar”, declaró ayer el dirigente opositor Julio Borges, al rechazar la ley habilitante.

Borges dijo a la emisora Unión Radio que “la gente no votó por Chávez por esta agenda que nos está poniendo sobre la mesa”.

Los 167 diputados votaron la ley, bautizada por Chávez como “la madre de todas las leyes” y fueron aclamados con aplausos y consignas por la muchedumbre, entre estallidos de cohetes.

Esta es la tercera vez que Chávez recibe esos poderes desde que comenzó a gobernar en 1999.

La última vez aprobó 49 leyes en 2001 que dividieron al país, sacudido por una insurgencia civil entre marchas de cientos de miles, paros y un fallido golpe de Estado en 2002. (Redacción, AFP y AP)