Chávez repartió negocios y consignas.

Uno de los acuerdos establece la venta de cuatro millones de barriles de fuel oil de la venezolana PDVSA a cambio de productos industriales argentinos,máquinas agrícolas, ascensores y un laboratorio hidráulico.

El segundo pacto, entre la venezolana DIANCA y la argentina Astilleros Río Santiago, contempla la construcción de dos buques petroleros en los astilleros situados a 60 kilómetros al sur de Buenos Aires, en Ensenada.

Chávez dijo que su gobierno estudia la posibilidad de encargar a la Argentina dos petroleros más, cuando aquella entrega se cumpla, y prometió que el primero de los barcos llevará el nombre Eva Perón.

Ambos presidentes, en el breve discurso de Kirchner y en el mucho más prolongado de Chávez, resaltaron la intención de seguir avanzando en acuerdos de complementación económica, financiera y política.

«Amigo Néstor, compañeros, sigamos cabalgando juntos. Me voy muy feliz, con la conciencia de que estamos juntos, de que avanzamos por el camino correcto», dijo el venezolano durante una conferencia de prensa en la casa de gobierno.

Kirchner agradeció a Venezuela su apoyo en la histórica reivindicación argentina de soberanía sobre las islas Malvinas, el respaldo venezolano en ocasión de la crisis energética que vivió este país hace un año y la decisión de Chávez de adquirir bonos de la deuda argentina recientemente reestructurada.

«Nosotros teníamos bonos del Tesoro norteamericano. Los vendimos y compramos bonos argentinos», acotó Chávez, que jocosamente los denominó «bonos Kirchner».

Chávez fue ovacionado varias veces por el público reunido en el Salón Blanco de la casa de gobierno y por los más de 500 obreros que en Ensenada siguieron con bombos su discurso ante el buque petrolero Manuela Sáenz, anclado frente a los astilleros.

Terminada su visita a Ensenada, Chávez se dirigió al aeropuerto de Buenos Aires, desde donde partió rumbo a Brasilia, la última escala de su viaje por la región.

Chávez estuvo el miércoles en Uruguay donde, entre otras cosas, firmó una serie de convenios bilaterales. AP