Chávez sigue expreso

Chávez, que va expreso hacia la reelección indefinida, no dejó tema por tocar, todos tendentes a radicalizar su revolución bolivariana que comenzó en 1999 y que se afirmó con la victoria de diciembre con 63% de los votos. El mandatario resultó electo por primera vez en diciembre de 1998. Luego de un proceso constituyente Chávez fue nuevamente reelecto en julio de 2000.

Además de referirse nuevamente a la próxima nacionalización de las telecomunicaciones y a la electricidad –que bastante revuelo causó, sobre todo en Estados Unidos y en las bolsas de valores–, y de mencionar las bondades del socialismo como única solución para el bienestar, prometió reformas “integrales y profundas” a la Constitución, a la vez que obtendrá poderes especiales para legislar por decreto mediante una Ley Habilitante del Congreso, que está integrado únicamente por oficialistas.

Chávez afirmó que “apenas comienza la era de construcción del socialismo”, al referirse al “alboroto por el anuncio de nacionalizar la electricidad, la energía y otros sectores estratégicos como la telefonía”.


Carta Magna. El mandatario indicó que la Constitución actual, aprobada en 1999 por iniciativa de él, “nació en medio de la tormenta”. “Aquí quedaron infiltrados muchos gazapos del viejo orden”, dijo.

La reforma de la Carta Magna incluirá la reelección indefinida, asunto que Chávez también planteó ayer. El presidente pidió a los venezolanos y los gobiernos del mundo a no tenerle miedo a esta idea.

Luego de comentar que se encuentra abocado a redactar la propuesta de reelección indefinida, añadió: “Es una propuesta, ya el pueblo verá”. Y denunció que sus opositores ya lo acusan con el propósito de atizar los temores de que estaría en peligro la democracia venezolana.

“Créanme que la propuesta, en el supuesto que sea rechazada por la mayoría (en un referéndum), yo seré el primero en aplaudirla porque es decisión soberana de nuestro pueblo”, indicó.


Petrodólares. Como el pilar del poder de Chávez se encuentra en el petróleo y sus enormes dividendos, el sector de esta industria no podía menos que volver en su totalidad al Estado, incluido la industria del gas.

Reseñó que en la actual Constitución “el Estado se reserva la actividad petrolera, pero no así la gasífera”. Una reforma debe incluir “actividad de hidrocarburos líquidos sólidos y gaseosos”, acotó.

Venezuela lleva a cabo junto a petroleras estatales de ocho países una certificación internacional de las reservas del país, calculadas de forma preliminar en al menos 316.000 millones de barriles de crudo, que serían las mayores del planeta por encima de los 262.000 millones de Arabia Saudita.

Para no quedarse corto de propuestas, Chávez propuso además diseñar una “nueva geometría del poder”, que consiste en revisar la división político-territorial de Venezuela.