Chávez y Kirchner impulsarán el eje Caracas-Buenos Aires

Chávez expuso su idea durante el programa de radio y televisión ¡Aló Presidente! tras dar la bienvenida anticipada al presidente argentino Néstor Kirchner, quien anoche tenía previsto llegar a Venezuela para una visita que finalizará mañana de mañana.

LUGAR ESTRATÉGICO. Los dos presidentes se reunirán en Puerto Ordaz, 700 kilómetros al sudeste de Caracas, cerca de donde se construye el segundo puente sobre el río Orinoco, desde donde se transmitió el programa del presidente.

“Quise traerlo (a Kirchner) aquí, a Guayana, para que esta región mágica alimente la fe y la voluntad que recogemos de los pueblos argentino y venezolano para construir la nueva América del Sur”, señaló el mandatario.

Chávez dijo que Guayana, asiento de la industria pesada venezolana, “es pieza clave del nuevo eje sudamericano que va de Caracas a Buenos Aires y que implica otros ejes periféricos”.

Una de las claves estratégicas de esa integración fue citada el sábado por Chávez cuando se refirió a la insoslayable necesidad de construir el gasoducto más largo del mundo entre Venezuela y Argentina, atravesando Brasil.

La línea tendrá unos 6.000 kilómetros de longitud y garantizará el suministro de gas para el desarrollo de las naciones del subcontinente.

“Tenemos que mirar hacia el Sur y planificar nuestro futuro con el Sur, no con el Norte”, dijo Chávez, quien advirtió que “el imperio tratará de provocar perturbaciones” para que no se alcance ese objetivo.

Chávez advirtió a los presidentes latinoamericanos que quieren firmar el tratado de libre comercio con EEUU, pensando que con ello van a resolver los problemas de sus países, que “están viendo un espejismo”.

Con esta reunión entre Chávez y Kirchner recobra protagonismo la negativa de varios gobiernos latinoamericanos a la propuesta de Washington para reactivar las negociaciones sobre el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), hecha hace 15 días en la IV Cumbre de las Américas, en la ciudad argentina de Mar del Plata.

EVALÚAN LA CUMBRE. Chávez presentó al presidente argentino como “firme, digno y grande ante las presiones y arremetidas imperialistas y, detrás de él, al pueblo argentino, uno de los que más ha sufrido las políticas que Washington quiso imponer”.

Ambos mandatarios lideraron en Mar del Plata una negativa minoritaria a reanudar las negociaciones sobre la iniciativa comercial de EEUU, también rechazada por Paraguay, Uruguay y Brasil, los otros miembros de Mercosur, además de Argentina.

El gobernante venezolano calificó el sábado de “derrota” para Washington el rechazo de cinco países al ALCA.

“La historia de nuestro continente se dividirá entre el antes y el después de la Cumbre” de Mar del Plata, aseguró Chávez, al confirmar la reunión con Kirchner, para “evaluar” la pasada cita hemisférica.

OTRO MIEMBRO PARA EL MERCOSUR.

Buenos Aires respalda las aspiraciones de Chávez de incorporar el mes próximo a Venezuela en el Mercosur como “socio pleno” y según declaró el sábado a medios de su país el ministro de Planificación argentino, Julio de Vido, Buenos Aires hará “una gran fuerza para que ese ingreso se concrete”.

Uruguay, Paraguay y Brasil, los otros tres integrantes de Mercosur, también opuestos al relanzamiento en este momento del ALCA, no ven trabas al ingreso de Venezuela, quinto exportador de petróleo del mundo.

Según declaró Vido, “la potencia industrial de Brasil, la agroalimentaria e industrial de la Argentina y la energética de Venezuela, le dan al Mercosur un horizonte ilimitado”.

De concretarse el ingreso de Venezuela como “socio pleno” en el Mercosur significará la primera piedra del eje Caracas, Brasilia, Buenos Aires y Montevideo, que el propio Chávez proclama entre sus más inmediatas aspiraciones.

Kirchner y Chávez también tienen previsto la firma de convenios bilaterales y relanzar el proyecto de construir un gasoducto entre Argentina y Venezuela, con un presupuesto de US$ 4.000 millones.

(En base a EFE)