Citigroup espera que la tasa de referencia continúe subiendo

Para los técnicos del banco estadounidense el equipo económico podría ubicar la inflación dentro del rango en 2008 (de 4% a 6%), si logra contener las demandas por mayores subas en los salarios. Las alzas salariales son «el principal factor de riesgo» sobre la inflación en 2008, advierten los autores.

El reporte, que contiene perspectivas para 2008 en América Latina, pinta un panorama optimista sobre el futuro de la economía y refuerza la idea que Uruguay está bien preparado para un empeoramiento del contexto internacional.

Para el Citigroup el BCU seguirá con su política contractiva y llevará la tasa de referencia de las operaciones interbancarias (hoy en 7,25%) por encima de 8% en el primer trimestre de 2008. Eso llevaría la tasa real a 2%, si se toma que la inflación esperada esté en el techo del rango para 2008. El reforzamiento de la política contractiva se basa en el hecho de que el BCU «está construyendo su credibilidad» y que el aumento de la inflación subyacente -que excluye elementos volátiles- «todavía es algo fuerte». La decisión del BCU se toma «sabiendo» que buena parte del alza de precios se debe a un shock en los valores de los alimentos, dice el informe.

Según el informe, si los precios de las commodities que exporta el país siguen altos, el peso «debería seguir apreciándose» y el dólar valdría $ 21 a fin del año que viene. La proyección en mediana de los analistas marca un valor de $ 22,30 para esa fecha.

La apreciación del peso se dará por la política contractiva (que sube las tasas en moneda nacional) y una «fuerte balanza de pagos». Para los autores, el Central podría imponer «pisos suaves» al valor del dólar comprando divisas para «continuar acumulando reservas». El reporte no obvia la posibilidad de que existan presiones políticas por la baja del dólar en un escenario de caídas de precios internacionales. En estas circunstancias se espera un dólar más cercano a $ 23 a fin de 2008.

PRECIOS. La política contractiva, la baja del dólar y una menor presión desde el lado de los alimentos -especialmente por frutas y verduras- permitirían que la inflación esté en el rango en 2008. En el informe se mencionó los reclamos sindicales por ajustes salariales por encima de 10% para 2008 y que la inflación estará por encima del techo del rango «si estas demandas se materializan». «Las empresas podrían perder rentabilidad como consecuencia de ser afectados por un peso fuerte y costos laborales más altos», se apunta. Del lado fiscal se espera que el año termine con un resultado equilibrado ya que las rebajas de tarifas se comerán el superávit.