Claves para un mejor ahorro de la energía

Hasta el momento UTE ha evaluado positivamente el plan de ahorro energético voluntario, y las estimaciones indican que se ha reducido algo así como un 6% o 7% del consumo. Sin embargo mucha gente no tiene noción de qué artefactos apagar a los efectos de reducir ese consumo.
Desde el punto de vista instintivo, la tendencia es a apagar las luces del hogar y sentir que efectivamente de esa forma se está «ahorrando» energía eléctrica. Sin embargo, es bueno saber que un horno microondas consume diez veces más que esa bombita de 60 W, o que la cafetera eléctrica lo hace en una proporción aún mayor.
«El confort es eléctrico» señalaba un eslogan que hasta no hace mucho figuraba en todos los avisos publicitarios y hasta en las facturas de UTE. Y efectivamente, la gran mayoría de los artículos que están en el hogar funcionan a energía eléctrica, y el usuario ni se percata de dicha dependencia energética hasta que hay un apagón. Cuando carga un celular, cuando carga el inalámbrico, cuando calienta un café con leche en el microondas, cuando prende la radio o el televisor, cuando utiliza la computadora, o cuando lava y plancha la ropa.
Ahora bien: ¿cuáles son los principales electrodomésticos donde se puede obtener una mayor reducción de consumo? En principio el criterio general es el de que aquellos que tienen resistencia, y elevan su temperatura o la del objeto a calentar, tienen un mayor consumo.

LAS LAMPARITAS

Una lamparita de 60 W consume 0,060 kW/h. Una heladera con freezer, que a priori no parece ser un artefacto que consuma mucha energía, gasta 8 veces más: 0,480 kW/h. Sin freezer, el consumo baja sustantivamente: 0,180 kW/h. Un radiograbador o un ventilador de techo consumen 0,08 kW/h, al igual que un TV color. Sin embargo, una computadora puede consumir unos 0,480 kW/h, y es un artefacto que generalmente está prendido durante muchas horas.
Como se señaló, los aparatos con resistencia son los que más rápido hacen girar el medidor: una plancha gasta 1 kW/h, un lavarropa con calentamiento de agua 2 kW/h, lo mismo que un calefón, y un secador de pelo consume 0,480 kW/h. Una estufa eléctrica consume 1,5 kW/h, según datos de la página web de la Empresa Eléctrica de Córdoba.
Un microondas consume 0,80 kW/h, pero si tiene grill genera un consumo de 1,2 kW/h, o sea 20 veces más que la lamparita de 60 W de referencia. Una cafetera, de notorio uso en oficinas, consume 1,10 kW/h, lo cual no es nada menor.
UTE estima que el mayor peso en el consumo domiciliario lo da el calefón. Por ello, recomienda hacer un uso «racional» de dicho artefacto. «Si es una familia chica, por ejemplo una pareja, conviene que si se va a trabajar apague el calefón. En caso de que sea una familia más grande quizás sea un poco más complicado, pero con un timer se puede apagar en determinado horario», dijo a Ultimas Noticias Luis Margenat, gerente comercial del ente.