Claves para un papado del siglo XXI

LAICISMO: Se ha reducido de manera drástica en Europa y en Estados Unidos la cantidad de católicos que desean convertirse en sacerdotes y en monjas. También se ha reducido la asistencia de feligreses a las iglesias en esas regiones.

ENSEÑANZAS MORALES: Pese a la oposición de la Iglesia al aborto y al control de la natalidad, muchos católicos, especialmente en países ricos, no hacen caso a la Iglesia en relación a la anticoncepción.

ABUSO SEXUAL: La indignación por la denuncia de abusos sexuales de sacerdotes contra feligreses ha afectado a la Iglesia en varios países, especialmente en Estados Unidos, que es la fuente principal de donaciones e ingresos para el Vaticano.

GOBIERNO DE LA IGLESIA: Sectores liberales están descontentos con el proceso de centralización de toma de decisiones en el Vaticano. Ellos desean consejos nacionales de obispos, y también laicos, que tengan mayores posibilidades de opinar sobre los asuntos internos de la Iglesia.

PAPEL DE LAS MUJERES: Partidarios del ingreso de las mujeres en cargos en la Iglesia Católica reclaman que el sacerdocio no sea exclusivamente masculino y se de participación a la mujer en tareas parroquiales, teniendo en cuenta la escasez de curas en el mundo.

dialogo RELIGIOso: Juan Pablo II hizo progresos en mejorar las relaciones con protestantes, judíos y musulmanes, pero las relaciones siguen tensas con los ortodoxos rusos y con ciertos protestantes liberales.

COMPETENCIA RELIGIOSA: Las Iglesias protestantes están aumentando su feligresía en América Latina, en tanto en Africa crecen los sectores islámicos, además de los católicos.

JUSTICIA SOCIAL: El nuevo Papa debe discutir con miembros de la Iglesia y con diferentes sectores internacionales acerca de problemas tales como la guerra y la paz, los derechos humanos, y la justicia para los pobres.