CNCS difunde postura de la OIT y la ocupación de lugares de trabajo

El comunicado electrónico expresa que «el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo ha tenido oportunidad de pronunciarse acerca de la incompatibilidad de la ocupación de lugares de trabajo con el Convenio Internacional del Trabajo Nº 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación ratificado por Uruguay».

«El pasado 2 de mayo, el Poder Ejecutivo derogó decretos anteriores que facultaban al Ministerio del Interior para autorizar el ingreso de la fuerza pública en locales comerciales, industriales y similares, centros de enseñanza públicos o privados y organismos públicos ocupados por empleados, obreros, estudiantes o cualquier otra persona, cuando medie solicitud expresa por parte del titular de la empresa respectiva o de las autoridades competentes de las instituciones en cuestión», estima la CNCS.

Recuerdan que «en momentos en que se discute la inconveniencia de la medida adoptada el 2 de mayo ppdo., resulta oportuno transcribir a continuación el párrafo 324 del informe Nº 323, Caso Nº 2021, del Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recaído en la Queja contra el Gobierno de Guatemala presentada por el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) y la Organización Internacional de Empleadores (OIE)».

El mismo sostiene: «324. El Comité desea señalar a la atención del Gobierno que en virtud del artículo 8, párrafo 1, del Convenio Nº 87: Al ejercer los derechos que se les reconocen en el presente Convenio, los trabajadores, los empleadores y sus organizaciones respectivas están obligados, lo mismo que las demás personas o las colectividades organizadas, a respetar la legalidad».

En estas condiciones, «el Comité deplora profundamente las acciones de ciertos trabajadores, que según el querellante constituyeron actos de carácter delictivo contra la libertad de las personas, la propiedad y la libertad de trabajo, así como amenazas y coacciones».