Coincidencias en que crecimiento seguirá el año entrante

Las a esta altura archiconocidas «condiciones externas favorables» no parece que vayan a tener una modificación sustantiva en el año entrante, por lo cual la buena salud de la economía y los guarismos históricos a los cuales está creciendo se mantendrán. Tal la previsión del gobierno, por un lado, pero también de analistas privados y organismos internacionales, que coinciden en señalar que los riesgos para la economía mundial se mantendrán en carácter de tales, sin alterar el rumbo ni de nuestra economía ni el de la región.
En caso de que en los años 2008 y 2009 el Producto Interno Bruto (PIB) repita la relación que se verificó para los años anteriores entre la previsión inicial del Presupuesto Nacional de agosto de 2005 con la que finalmente se produjo, en esos años se crecerá entre un 6% y un 7%. Con ello, estaríamos ante el quinto año consecutivo por encima de la media continental y muy por encima de la media histórica uruguaya, que es 2%.
En la Ley de Presupuesto Nacional, las autoridades económicas estimaron en forma cautelosa un 3,5% de crecimiento para el año que culmina y un 3% para los dos años sucesivos. Próximos a culminar el 2007, y tomando como base el criterio de que el equipo económico ha mantenido una política de cautela a la hora de pronosticar números, el mismo estimó en un 7,25% el crecimiento, superior incluso al del año pasado. La cifra de crecimiento de 10% para el tercer trimestre, difundida en forma oficial hace pocos días, parece haber respaldado esas estimaciones. Entre la Ley de Presupuesto y el crecimiento efectivo que tendrá el total de nuestra economía, medió una suba del 107% en las proyecciones, pasando de 3,5% a 7,25%. Aplicando esa relación a los últimos dos años de esta administración, la suba del PIB se ubicaría en un 6,3%, aunque quizás esta cifra incluso merezca correcciones con el devenir de los próximos meses.

Inercia

Según la economista María Dolores Benavente, asesora de la Cámara de Comercio, la inercia de crecimiento del 2006 y 2007 se mantendrá en 2008. Las condiciones externas y regionales son buenas, y todo el modelo de la economía uruguaya descansa en estos momentos sobre importantes niveles de crecimiento del PIB. De todas formas, la experta, que ha sido crítica del manejo del gasto público del actual gobierno, sostiene que hay dudas en materia de políticas macroeconómicas y en aspectos de estabilidad social y monetaria.
Benavente pidió «ir» hacia Chile y no hacia «Venezuela», al tiempo que reclamó una regla fiscal al estilo chileno. «Chile fijó un nivel de superávit y ahora tiene US$ 17.000 millones en una cuenta en Estados Unidos. Casi todo el PIB uruguayo en una cuenta», gráfico la economista. El subsecretario de Economía, Mario Bergara, había dicho en el Foro de ACDE que el Parlamento votó precisamente una regla fiscal, al fijar niveles máximos de endeudamiento. «La regla fiscal nunca se aplicó», dijo la asesora de la Cámara de Comercio.
Para el economista de CPA/ Ferrere Gabriel Oddone, en el 2009 el PIB en dólares alcanzará un máximo 30% superior al de 1998. Para ese año, la suma de bienes y servicios se ubicará cerca de los US$ 30 mil millones, cuando este año se estima cerrará en los US$ 23.500 millones. Oddone estima un crecimiento de 5,2% para el año.entrante. «El crecimiento es impulsado principalmente por la demanda interna, aunque las exportaciones siguen mostrando un buen dinamismo», sostiene el economista, en una presentación titulada «Tiempos de Política». «Además del crecimiento real, el descenso del tipo de cambio (real y nominal) determina un PIB en dólares muy superior al estimado», agrega.
En tanto, una encuesta a empresarios realizada por la consultora Kpmg reveló que los mismos son más optimistas con respecto al año entrante referido a este 2007. El 5 7,4% de los consultados respondió afirmativamente cuando se les consultó sobre las perspectivas de ventas de su empresa. Kpmg prevé un crecimiento del PIB de 6,4%, lo que a su vez supera la previsión oficial. La confianza en el aumento de ventas de los empresarios se sustenta fundamentalmente en el mercado interno. El 81% de los entrevistados se inclinó por esa opción.-

Región

En tanto, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) dio a conocer la semana pasada un informe según el cual las perspectivas para el continente no se ven afectadas para el 2008, en el cual habrá crecimiento. De todas formas, el organismo advierte sobre los riesgos que implica aumentar el gasto público, el menor dinamismo de las exportaciones de bienes y el repunte de la inflación que interrumpió la tendencia descendente de los últimos años.
Según dicho documento, la Cepal es aún más optimista que el gobierno en sus previsiones para Uruguay y su crecimiento para el año que culmina. Efectivamente, pronostica un crecimiento del PIB del 7,5%, que supera el 7,25% del gobierno anunciado en ACDE. Uruguay está quinto, junto con República Dominicana, entre 24 países considerados y pronosticados. Arriba nuestro están Panamá, Argentina, Venezuela y Perú. Para encontrar un período similar en la historia económica reciente de la región hay que remontarse 40 años atrás, sostiene.
Si se toma en cuenta la previsión para el 2008, la estimación de la Cepal es más optimista aun, ya que fija un 6,5% de crecimiento del PIB, contra el 5,25% que prevé el gobierno. Entre 19 países analizados, Uruguay está segundo en materia de previsión de crecimiento, detrás solamente de Panamá (8,5%) y compartiendo la ubicación con Perú y Argentina. Último está Ecuador, con 3%.
La Cepal, pese a que traza un panorama optimista para el continente, pide mayor cautela en el manejo macroeconómico. «Nos enfrentamos a una mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales y un aumento de la incertidumbre, lo cual requiere cautela en el manejo macroeconómico», afirma el secretario general del organismo con sede e» Chile, José Luis Machinea.
Entre los factores de riesgo, la Cepal observa una mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales. «Se espera una desaceleración de la economía mundial, cuyo impacto podría ser mayor en las economías más abiertas, y especialmente en aquellas más dependientes del mercado de Estados Unidos», agrega.
También advierte el organismo sobre los efectos de una apreciación de las monedas locales en el continente, así como elevados índices de inflación en algunos países. En ese marco, Uruguay no fue la excepción de aquellos países que tienen metas inflacionarias explícitas, ya que en muchos casos se superó esa banda. Ello ocurrió en Chile, Colombia, Perú y México pero no así en Brasil. Este elemento fue manejado por el presidente del Banco Central del Uruguay, Walter Cancela, en el foro de ACDE.
En cuanto al incremento del gasto público, se podría decir que nuestro país está «a mitad de tabla» entre veinte países considerados. Quien aumentó mayormente las erogaciones del Estado, en este año 2007 respecto del año anterior, fue Argentina, con un 43%, seguida de Venezuela con 37%.-