Comerciantes acusan impacto menor al esperado por la crisis.

La actividad comercial y los servicios mantuvieron en el segundo trimestre la tendencia contractiva del primer cuarto del año, aunque algunos rubros clave del sector retomaron un incremento de sus ventas en términos reales o, en su defecto, disminuyeron el ritmo de caída.
Según la encuesta trimestral de la Cámara de Comercio y Servicios (CNCS), la mitad de los rubros relevados en el período abril-junio registró una tendencia contractiva en su volumen de ventas, el mismo número que en el primer trimestre del año.

Aun así, el departamento de estudios económicos de la gremial señaló en su informe que la opinión mayoritaria de los empresarios es que “la caída de actividad observada fue menor a la esperada en función de la crisis internacional y sus repercusiones en el país”.

A su vez, advierte sobre “una gran heterogeneidad de situaciones dentro de los propios giros” con empresas que “aumentan sus ventas mientras que sus colegas sufren una reducción” de sus colocaciones.

Para lo que resta del año, las expectativas de venta “continúan divididas entre los que estiman un mantenimiento de las tendencias de caída” y los que “entienden que se podría experimentar alguna mejoría”, según el informe de la CNCS.

Rubros. Uno de los rubros que registró una mejora en su comportamiento fue el de supermercados, que pasó de un estancamiento durante el primer trimestre a un aumento de las ventas de 4,4% en el segundo cuarto del año, en comparación con iguales períodos del año anterior.

Según el informe, esta situación se explica por “los mayores ingresos de la población, una

desaceleración en el crecimiento de los precios de alimentos y bebidas y, posiblemente, una mayor participación de esta modalidad comercial frente a otros comercios de menor dimensión”.

Las ventas de electrodomésticos, por su parte, tuvieron una importante desaceleración de su caída en supermercados y cooperativas, y una estabilización en casas especializadas. Mientras que en el primer trimestre mostraron retrocesos de 12% y 10%, respectivamente, en la segunda mitad del semestre el deterioro en supermercados fue de 5,3%.

El rubro vestimenta, en tanto, registró un crecimiento más moderado que en el primer trimestre, con una desaceleración en el alza de las ventas de prendas femeninas, compensada en parte por una menor contracción de la vestimenta de hombres.

En el caso de los bienes de duración más prolongada y aquellos vinculados a los procesos de inversión, el retroceso registrado en el primer cuarto del año se intensificó durante el último trimestre, de acuerdo a los datos de la gremial. De esta manera, la venta de autos se redujo 20,2% en términos reales, cuando en el período enero-marzo la baja fue de 12,2%. Lo mismo sucedió en el caso de camiones, barracas y tractores.

Servicios. En el caso de los servicios, las agencias de viaje registraron decrementos más pronunciados en el segundo cuarto del año en relación al primer trimestre, pasando de una pérdida de ventas de 17% a 27%, en términos interanuales.

En el caso de la informática, las ventas de hardware y software aceleraron su crecimiento, duplicando en el primero de los casos las ventas del segundo trimestre de 2008.