Comerciantes en alerta.

No dejar sola la casa durante muchas horas, no llevar dinero excesivo al transitar por la calle y evitar circular por determinados lugares en la noche, son medidas de sentido común que forman parte de las precauciones que buena parte de la población adopta con el objetivo de evitar ser víctima de un delito. En el caso de los locales comerciales, las medidas son otras, y apuestan a evitar los descuidos que puedan derivar en una situación peligrosa.

Sin embargo, y más allá de los cuidados que se puedan adoptar, el riesgo de sufrir la delincuencia siempre está latente. Por eso importa conocer algunas medidas que, por un lado, colaboran con la disminución de las probabilidades, y por otro establecen una serie de criterios generales para saber cómo actuar en esos casos, aunque claro está que es muy difícil establecer un comportamiento único del asaltante y también de quien padece una situación de violencia.

Como forma de unificar las recomendaciones para evitar la delincuencia, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) presentará el lunes una guía que contiene una serie de medidas de seguridad que abarca tanto los hechos que pueden ocurrir en un comercio, en un domicilio particular o simplemente al transitar por la vía pública, que es el lugar donde existe mayor exposición a la delincuencia.

Además se anunciará la realización de una encuesta de victimización que podrá ser utilizada para establecer nuevos índices de seguridad ciudadana entre los comerciantes, porque muchos de los delitos que se padecen no son denunciados ante las autoridades policiales.

Según estadísticas del Observatorio de Criminalidad del Ministerio del Interior, hasta agosto se habían denunciado 70.766 delitos contra la propiedad (hurtos, robo de vehículos, rapiñas, daños y copamientos). Esa cifra es similar a los registros de 2007 y 2006 para el mismo período.

Según el Observatorio del Ministerio del Interior, en 2007 se registraron 279 hurtos consumados por día y 10 hurtos diarios de vehículos.

PREVENCIÓN. Un documento elaborado por la Comisión de Seguridad de la CNCS integrada por especialistas en la materia y también por gremiales de empresas del rubro seguridad, considera de vital importancia la prevención, y en ese sentido señala que la efectividad contra la inseguridad depende en un 90% de ese aspecto, un 5% de la reacción y el restante 5% de la suerte.

«La actitud personal es lo más importante. Se tiene que estar convencido de que realmente uno quiere tomar medidas que permitan vivir de una manera más segura. Con sólo cambiar algunos hábitos, se puede reducir sensiblemente la chance de ser víctimas de una agresión», recomienda el informe de la CNCS.

«Ningún plan de seguridad funciona si no hay supervisión y control», destaca el trabajo.

Además, señala que el delincuente actuará únicamente en los casos en los que se le brinde la posibilidad de hacerlo, y por tanto «somos tan vulnerables como lo permitamos».

COMPLICÁRSELA. También subraya que si bien no hay «seguridad absoluta», sí existen algunos objetivos básicos a tener en cuenta a la hora de idear un plan de seguridad: primero dificultar la acción delictiva; segundo retardarla, detectarla y localizarla, y por último no resistirse al delincuente.

Al plantear esos objetivos en el campo teórico no parece ser una tarea complicada, pero la situación cambia al momento de llevarlos a la práctica.

Por eso, y más allá de las previsiones que se puedan adoptar, es probable que en algún momento cualquier persona pueda ser víctima de un asalto, y por ello el informe plantea algunas recomendaciones generales para tal caso. Entre ellas: no oponer resistencia y menos en caso que los delincuentes tengan armas y no ver al asaltante a los ojos, aunque sí intentar memorizar detalladamente todos los hechos.

VÍA PÚBLICA. Una calle oscura, despoblada y a altas horas de la noche. Ese es el mejor escenario para que un delincuente asalte a una persona. Las recomendaciones de la CNCS para prevenir en la vía pública, señala como principales elementos el hecho de no llevar pertenencias de gran valor y, en lo posible, evitar transitar por lugares poco concurridos. Además, destaca la importancia de caminar con «seguridad y tranquilidad», aunque siempre prestando atención a los detalles que puedan ser llamativos, de manera de observar todo lo que ocurre en el entorno. Si aun así una persona sospechosa se acerca, lo ideal es mantener la distancia y analizar su comportamiento cruzando la calle con el objetivo de que el posible delincuente «no cierre el espacio».

De todos modos, en caso de ser víctima de un asalto en la vía pública lo principal es no resistirse, porque «lo material que le puedan sustraer se pueda recuperar», dice el trabajo.

EN UN VEHÍCULO. El segundo escenario que plantea la CNCS es un robo en un automóvil. En tal sentido, recomienda circular con las ventanillas cerradas; no circular con elementos de valor a la vista y evitar detenerse en lugares que puedan llegar a ser peligrosos.

Otro de los elementos de riesgo son los semáforos, donde destaca la inconveniencia de realizar compras a vendedores ambulantes, y alerta que habitualmente el delincuente ataca por el sector izquierdo, es decir, del lado del conductor.

En relación a un posible hurto del automóvil, se destaca la importancia de no estacionar en lugares donde puedan ser concurridos, pero que al momento de retirarse se encuentren despoblados. Del mismo modo, es otro elemento riesgoso dejar pertenencias a la vista.

EN EL HOGAR. En el caso de los domicilios particulares, las recomendaciones de la CNCS señalan dos aspectos fundamentales: hablar del tema con la familia -principalmente con los niños- que deben tener siempre a mano los números de teléfono de la Policía y también de los adultos del hogar.

Además, cuando se decide abandonar la casa por largos períodos, se recomienda trasladar del lugar los objetos de mayor valor, y también realizar un inventario de todos los electrodomésticos.

En cuanto a la situación de los edificios, se indica que es de vital importancia respetar el horario de cierre de la puerta principal, cuyo hall debe contar con buena iluminación. También debe existir comunicación y un vínculo de solidaridad con los vecinos, para alertar sobre posibles situaciones de riesgo.

EN EL COMERCIO. Finalmente, el informe de la Comisión de Seguridad de la CNCS plantea las recomendaciones para aplicar a los locales comerciales.

En tal sentido, destaca que más de la mitad de los asaltos ocurren en la noche y más de un tercio de las pérdidas de inventario son productos de robos. Incluso, señala que según expertos, la tercera parte de los empleados roban en su lugar de trabajo, por lo que hay mayores pérdidas por ese factor que debido a la combinación de ilícitos cometidos por terceras personas. Por ese motivo, resalta la importancia de conocer a cada empleado antes de su contratación.

Sin embargo, el informe expresa la importancia de la labor de los empleados asignándoles lugares de vigilancia dentro del local, de forma de que puedan apreciar la actitud de las personas que ingresan, y detectar posibles actitudes sospechosas.

También revela que si quien atiende el comercio saluda a cada uno de los clientes, eso puede disminuir las posibilidad de un robo, ya que toda persona que ingrese se sentirá identificada.

Por otro lado, según la CNCS, es de vital importancia la instalación de dispositivos de sonido que avisen cuando ingresa un cliente y también la presencia de cámaras de seguridad de circuito cerrado.

De acuerdo con estudios internacionales, en América Latina los gastos en seguridad insumen el 17% de los ingresos de las pequeñas empresas y el 0,7% del de las firmas de mayor importancia.

En cuanto la tenencia de armas, las recomendaciones de la CNCS recalca que deben estar autorizadas por el Servicio de Material y Armamento del Ejército, aunque advierte: un arma sólo se puede usar cuando se está seguro que con ella se evitará un desastre mayor.

La entrega de la guía de seguridad será el lunes a la hora 14.30 en la Bolsa de Valores.