Comerciantes le piden a Mujica medidas para sostener el dólar

La Cámara de Comercio pidió al nuevo gobierno que no aumente el gasto público así se deja de generar una presión adicional a la baja en el dólar. También reclamó «mayor desregulación de la economía» y un «aumento de la competitividad».

Un informe de la Gerencia de Asuntos Institucionales de la gremial titulado «¿Qué pasa con el dólar?», hizo hincapié en que «es claro que por el momento continuarán ingresando capitales a las economías emergentes lo cual hará que la debilidad del dólar continúe».

Según la Cámara de Comercio y Servicios eso afectará «negativamente a la competitividad de la economía medida a través del tipo de cambio real, al tiempo de generar problemas de rentabilidad en las empresas debido al aumento de sus costos medidos en dólares».

En base a esa perspectiva, reclamaron al gobierno electo «distintas medidas de política económica, principalmente respecto al gasto, no aumentando el mismo de manera de no generar un mayor déficit fiscal y consecuentemente un aumento de la deuda que impulsa a nuevas bajas en el tipo de cambio».

A su vez, pidieron «otras a favor de una mayor desregulación de la economía, así como un aumento de la competitividad evitando sucesivos incrementos en los costos de las empresas tanto salariales como no salariales».

Para la gremial empresarial, de esa manera «se amortiguará el impacto de la debilidad del dólar así como su eventual futura contra cara de este ciclo, cuando los capitales dejen de venir a los países emergentes y vuelvan a los desarrollados».

Si bien la gremial reconoce que un factor de la caída del dólar es la depreciación de esa moneda a nivel internacional, señala que no es el único.

«En el caso uruguayo, se encuentra que el aumento del gasto público al presionar al alza los precios de los bienes no transables, deteriora el tipo de cambio real, es decir, la competitividad del país», afirmó la Cámara de Comercio y Servicios.

«Con un sistema de cambio flotante, el ingreso de capitales del exterior genera un exceso de oferta de dólares en plaza y por lo tanto cae el precio del mismo. El Banco Central (BCU) emite deuda en moneda nacional y con esos pesos compra dólares para intentar contener la caída del precio del dólar», añadió.

Pero, según la gremial esa combinación de políticas no es sostenible en el mediano plazo. «Se termina generando un aumento del déficit fiscal, producto de un aumento del gasto, un aumento del endeudamiento del sector público y un deterioro de la competitividad de las empresas exportadoras de bienes y servicios por el encarecimiento de los costos en dólares, especialmente los salariales», afirmó. De esta manera, la gremial se suma al pedido de la Unión de Exportadores en el mismo sentido

DIFERENCIA. La semana pasada, el presidente del BCU, Mario Bergara señaló que no se ha afectado la competitividad pese a la caída del dólar (de 19,3% en lo que va del año).

«Si hubiera un factor idiosincrático propio de Uruguay que hiciera caer el dólar en el país y no en otros lados, eso se expresaría en más problemas de competitividad. Pero si el dólar cae en todos lados, la relación de competitividad no cambia», afirmó, lo que se contrapone al argumento de la Cámara de Comercio.

Bergara dijo que «los análisis internacionales no prevén reversiones drásticas de las tendencias (a la baja) que están teniendo las monedas fuertes a nivel internacional».

También manifestó que si bien ha caído en lo que va del año, el Tipo de Cambio Real (TCR) «está en los mismos niveles que antes de la crisis internacional, momento en el que todos coincidían en que la competitividad era saludable».

Según el funcionario, en los países donde más ha bajado el TCR (EE.UU. y Europa) «la capacidad de competir no está por ese lado sino por las barreras al ingreso a los mercados».