Comerciantes oficializaron rechazo a fijación de precios

Los representantes del comercio presentaron ayer en la comisión de Industrias de Diputados un documento elaborado por la economista María Dolores Benavente con 15 puntos, en el que se deja en claro la inconveniencia de aplicar una menor tasa de IVA a determinados productos y de fijar precios máximos como prevé un proyecto de ley que se encuentra en tratamiento en el Parlamento. La gremial considera que de querer rebajar la canasta básica la única opción es «generalizar la tasa del IVA y reducirla».

«Las excepciones, exoneraciones y tasas diferenciales sólo han llevado a incrementar la evasión», dice el documento.

Según la economista Benavente la reducción impositiva en los productos de la canasta familiar no generaría un beneficio para las clases más bajas, dado que los sectores de mayores ingresos son los que consumen más productos de la canasta per cápita.

Desde la Cámara consideran que los controles de precios generan «ineficiencia en la asignación de los recursos productivos, producen desequilibrios y desbalances de otros precios, retención de stocks y desabastecimiento de mercados, fuga de oferentes y desaliento de la inversión desde el momento que niegan el principio de beneficio empresarial».

Estas y otras distorsiones se producen ya que «responden a decisiones del gobierno por encima de las del mercado y de los consumidores derivando hacia el control de causas que no son las que realmente determinan el proceso inflacionario».

En este sentido los comerciantes consideran que el nivel inflacionario estimado por el gobierno para este año no justifica dicha intervención dado que se encuentra por debajo de los dos dígitos (entre 5% y 7%).

El memorando aclara que la tendencia de mayor crecimiento de precios en el mes de abril se dio por el lado de los precios de bienes no transables internacionalmente dado el aumento de tarifas públicas. Por el contrario, los precios de los bienes transables estuvieron más sujetos al dólar y con el precio de éste en descenso, no han tenido fuertes presiones al alza.

«La verdadera causa de la inflación es la expansión monetaria más allá de su demanda. En efecto, los empujes de costos pueden existir, pero si ellos no son convalidados con aumentos de la emisión, se traducen en recesión y no en inflación», dice el documento.

EXCEPCION. En su trabajo, la Cámara de Comercio planteó que la única excepción a las distorsiones de mercado es la de la carne vacuna y de pollo dado que están «casi prohibida su importación». En estos casos «la solución óptima en estos casos no es controlar los precios sino corregir la distorsión de mercado que provocó un alza y así permitir la importación de estos artículos».