Comercio mundial crecerá 8,50% este año pese al petróleo; Uruguay proyecta 29,65%

El comercio mundial aumentará 8,50% en términos reales este año, a pesar del efecto negativo que ha tenido el repunte del precio de crudo, «lo que representa una mejora significativa con respecto a 2003», comentó la OMC al divulgar en Ginebra su informe anual sobre el intercambio internacional.

Uruguay, cuya balanza comercial totalizó 3.885,54 millones de dólares entre enero y setiembre, según cifras de la Dirección Nacional de Aduanas, proyecta un aumento de su intercambio con el mundo de 29,65% este año respecto a 2003.

La balanza comercial de Uruguay totalizó 3.995,74 millones de dólares en 2003, producto de 2.227,33 millones de dólares exportados, y de 1.768,41 millones de dólares importados, montos que su ubican apenas 2,83% sobre el registro del acumulado en los nueve primeros meses de 2004.

Las exportaciones de Uruguay acumuladas en los nueve primeros meses del año totalizaron 2.164,84 millones de dólares, y las exportaciones 1.720,70 millones de dólares.

La OMC no divulgó una cifra en ninguna moneda al valor total de las mercancías intercambiadas durante 2004, pero dijo que serían un 8,50% más que los 7.300 billones de dólares registrados en 2003, lo que significaría 7.920,50 billones de dólares.

El integrante del Departamento de Investigación de Desarrollo y Economía de la OMC, Michael Finger, dijo que el incremento porcentual está basado en un cálculo de los montos en dólares constantes, lo que significa que el incremento sería mayor si se tomara en cuenta la depreciación del dólar y el alza del crudo.

El director general de la OMC, Supachai Panitchpakdi, dijo que «el crecimiento del comercio mundial en 2004 no se verá perjudicado en gran medida por la subida de los precios del petróleo, porque el comercio y la producción están experimentando una evolución positiva en China, América Latina, y África».

«Los precios más altos del petróleo y de otros productos básicos obedecen a una fuerte demanda y parece que los mercados están reaccionando bien a esta situación», agregó.

América Latina, que ha registra-do déficit en cada uno de los últimos 12 años, mostró un superávit comercial en 2003, con China como su mayor cliente.

En la segunda mitad de los 90, América Latina acumuló un aumento de 10% en el valor percibido por sus exportaciones, mientras que sólo en 2002 lo incrementó 9%. Medidas por su volumen, en el segundo lustro de los 90 las exportaciones latinoamericanas aumentaron 9,50%, en tanto que sólo en 2003 lo hicieron 4%, lo que está demostrando los mejores precios internacionales de las materias primas, las principales exportaciones de la región.

En El Cairo, el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo de Rato, dijo este martes que la creciente demanda de la economía mundial es el principal motivo del alza del petróleo, y llamó la atención de los países productores que ya es necesaria una mayor inversión en refinerías de crudo.

«Estamos en un ambiente de precios del petróleo más altos por muchas razones, siendo la más importante el incremento en la demanda», dijo De Rato a un grupo de periodistas en la capital de Egipto.

Agregó que «nosotros claramente vemos la necesidad de un incremento en la inversión en el proceso petrolero, especialmente en el proceso de refinado, lo que exige que tanto consumidores como productores planeen claramente un incremento en la capacidad de refinado de los productos petroleros».

El lunes, durante una visita a la sede de la OMC en Ginebra, De Rato dijo que los elevados precios del petróleo tendrán un impacto visible sobre el crecimiento global el año próximo. «Los riesgos bajistas derivados del crudo se han incrementado; vemos un claro impacto en el próximo año, pero también prevemos otras fuerzas positivas de crecimiento que lo compensarán en parte», afirmó De Rato, después de un encuentro con funcionarios de la OMC, el Banco Mundial, y el FMI.

Estimó que los países pobres como los ricos sufrirán los efectos de la actual escalada de los precios de la energía. «Habrá un claro impacto en las economías desarrolladas, y en vías de desarrollo por el rápido incremento de los precios del crudo; creemos que los países consumidores tienen que analizar sus políticas energéticas porque la mayoría de los observados ve que los precios no disminuirán significativamente en el futuro cercano», dijo Aclaró que aún es demasiado pronto para revisar las metas de crecimiento de la economía establecidas por el FMI, teniendo en cuenta el impacto de la escalada de los precios del petróleo, que podrían desacelerar la economía global e incrementar las presiones inflacionarias.