Comercio prevé desaceleración en ventas del día del padre a futuro. Negocio.

En términos generales, el día del padre le significó un incremento en las ventas para los comerciantes respecto al año anterior y confirmando la tendencia que se venía observando en los meses previos en cuanto al consumo, según una encuesta de actividad del comercio y servicios con motivo del festejo que este año fue el domingo 24 de julio.

Ferreterías, ópticas y casas de electrodomésticos fueron las que registraron los mayores incrementos en las ventas con guarismos de 9,1%, 8,5% y 8,1% respectivamente.

En el caso de los electrodomésticos la gremial destaca que las ventas fueron impulsadas por tres factores: una fuerte campaña de promociones y descuentos, una caída en el nivel de precios (en la que incidió la baja del dólar) y el factor de la Copa América que motivó la demanda de artículos de audio, televisión y video. No obstante «otros artículos dentro del rubro electrodomésticos que tuvieron una importante demanda fueron los de accesorios para notebooks, cámaras digitales y equipos de gimnasia», especifica el informe de la gremial divulgado ayer.

La explicación en el caso del fuerte aumento verificado en ferreterías y ópticas es, según la gremial, que las ventas vienen en ascenso por condiciones generales del mercado ya que dichos comerciantes no ven la fecha como una oportunidad para elevar su negocio.

A estos rubros se le sumó el calzado (con un alza de 7%), con preferencia sobre el deportivo de mayor calidad, aunque no acompañó la vestimenta masculina que evidenció una disminución de 0,4% en sus negocios en la semana previa al día del padre, respecto a lo que había ocurrido el año pasado en que el día del padre había sido el domingo 18 de julio.

No obstante, la gremial informó que se destacó en este último caso la venta de «camisas y sweaters, con precios que se han mantenido en general estables».

Salvando el caso puntual de la vestimenta este año, la Cámara de Comercio considera que «los últimos años se vienen registrando continuas tasas de crecimiento de las ventas (a nivel general) con lo cual es probable que en el futuro no se puedan mantener estas tasas de crecimiento».

La economista de la gremial, Ana Laura Fernández, dijo a El País que es difícil seguir creciendo a este ritmo dado que se compara contra años anteriores (en este caso, 2010) cuando ya se había registrado un crecimiento interanual.

«Se podría crecer hasta el infinito, pero tenemos dos restricciones», dijo Fernández. «La situación internacional y nacional ya no es la misma que la de un año atrás en cuanto a las expectativas», indicó. La economista explicó que los empresarios perciben «mayor incertidumbre». A nivel interno, señaló los crecientes «costos, que continúan presionando sobre la ecuación del empresario», así como la incertidumbre sobre la evolución de inflación y dólar.