Comienza semana atípica: Uruguay será centro de la atención mundial

EN LAS PRÓXIMAS horas arribarán al país unas 25 delegaciones internacionales, que incluirán alrededor de 22 mandatarios de Estado, además de los reyes de España. Alrededor del 70% de las delegaciones ya fueron confirmadas, señalaron fuentes de la Cancillería.
La actividad central se realizará en un pequeño circuito de la ciudad de Montevideo, que incluirá una parte del casco histórico de la ciudad.
Para esta oportunidad, el Estado uruguayo decidió movilizar buena parte de sus recursos humanos que, desde hace meses, trabajan en la organización y seguridad del evento (ver página 3).
Las autoridades han puesto especial celo en la austeridad económica. Según fuentes de la organización, el costo total de la Cumbre llega a los 3 millones de dólares. El Estado uruguayo contribuirá con alrededor de 2.350.000 dólares, que provendrá de los presupuestos de Presidencia, Cancillería e Interior. El resto se cubrirá con partidas provenientes de la Secretaría Iberoamericana (unos 200 mil euros) y también del gobierno de México (unos 400 mil dólares).
Bajo fuertes medidas de seguridad, atípicas en nuestro medio, la Cumbre comenzará formalmente el próximo viernes, y se extenderá hasta el día sábado. El gobierno nacional apuesta fuerte a desarrollar una óptima organización a fin de reposicionar a nuestro país en el contexto internacional.
El tema central de la Cumbre será el de Migraciones y Desarrollo, sobre el cual se proyecta la aprobación de lo que se llamará Compromiso de Montevideo, el que abordará la problemática migratoria. Existe un borrador que define a la migración como «sujeto de derecho y promotora de desarrollo», y amplía las funciones de los Consulados.
En tal sentido, podría registrarse un encuentro bilateral entre el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el rey de España, Juan Carlos de Borbón, con el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez. Lo mismo podría ocurrir con el mandatario argentino, Néstor Kirchner, y las autoridades españolas, con la finalidad de abordar el problemática migratoria. En el caso de Uruguay, la Cancillería plantearía lo que denomina la «violación del Tratado de 1870», que otorga igualdad de condiciones para los inmigrantes de ambos países.
Nuestro país también plantearía la situación de los bloqueos de rutas por parte de los piqueteros argentinos, y podría registrarse una reunión fuera de agenda entre los presidentes Vázquez y Kirchner para tratar este tema (ver nota aparte).
Por su parte, se prevé que el aún presidente Vicente Fox plantee al resto de los mandatarios su malestar por la decisión del gobierno norteamericano de construir el muro sobre la frontera para evitar el ingreso de los inmigrantes ilegales. Podría darse un rechazo a esta acción del gobierno de George Bush, por parte de los 22 mandatarios, incluida en una declaración final.
Argentina reivindicará su soberanía sobre las Islas Malvinas y habrá un rechazo al terrorismo en todas sus formas.
El miércoles y jueves próximos habrá una reunión de «altos funcionarios» de los estados iberoamericanos donde se considerarán los documentos preliminares que refieren a diferentes temáticas. El viernes, participarán los cancilleres de los 22 países, mientras que el sábado y domingo será el turno para el encuentro de los presidentes de Estado. Además de la problemática migratoria, los mandatarios abordarán una «necesaria» expansión de los servicios financieros, y un proyecto de convenio de Seguridad Social en América Latina.
Entre las personalidades que vendrán a Montevideo, se encuentra el del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Aunan, quien el 1o de enero deja su cargo en el prestigioso organismo internacional. Además vendrá el presidente del Fondo Monetario Internacional (FM1), Rodrigo Rato, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Moreno, y el secretario de la Comunidad Andina, Alfredo Fuentes Hernández.
Ya confirmaron su presencia en Uruguay, el rey Juan Carlos de España, además de los presidentes de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica. Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal. Principado de Andorra, República Dominicana y Venezuela.
Según informó la prensa hondureña, el presidente de este país, Mcl Zelaya, no vendría a nuestro país, en rechazo a la invitación que le hizo el rey Juan Carlos para participar de la Cumbre Iberoamericana.
El gobierno chileno solicitó organizar dicha reunión de presidentes para el año próximo, mientras que el presidente salvadoreño confirmó que vendrá a Montevideo, donde propondrá a su país para ser sede de una-próxima reunión déjeles de Estado.
El viernes por la noche, en el Cabildo de Montevideo se producirá la cena de agasajo, que tendrá como principales oradores al propio secretario de la ONU. Kofi Annan, el rey de España, Juan Carlos, el presidente de la Secretaría General Iberoamericana, Enrique Iglesias y el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.
Annan recibirá como obsequio una ensaladera de plata con la firma de los dignatarios, y los jefes de las 22 delegaciones recibirán de regalo réplicas de juguetes de Joaquín Torres García. A las primeras damas se le obsequiarán ruanas de lana elaboradas por productoras uruguayas.
El gobierno uruguayo apuesta a instrumentar operativos de seguridad óptimos, que resalle la imagen de nuestro país ante la mirada internacional. Para ello no dejó nada librado al azar. Dispone de una zona de exclusión peatonal y efectúa un registro de las personas que residan o trabajen en dicha área.
El Ministerio del Interior ya invirtió unos U$S 700 mil en dispositivos de seguridad, en los que se incluyen vehículos blindados y mecanismos electrónicos, y pondrá en marcha un amplio operativo, en coordinación con la Intendencia Municipal de Montevideo. Los mandatarios visitantes tendrán Lina seguridad mínima de dos efectivos cada uno de ellos, por lo cual se destinarán medio centenar de policías para la custodia de los presidentes por parte del gobierno uruguayo. A modo de ejemplo, el embajador argentino en nuestro país, Hernán Patino Mayer enfatizó que el presidente Néstor Kirchner no solicitará una seguridad especial diferente al que el gobierno uruguayo otorgue al resto de los mandatarios. «Confiamos en la seguridad uruguaya», afirmó.
Habrá manifestaciones de grupos radicales que se manifestarán por el aparato armado y argumentando que aún continúa existiendo el Plan Cóndor en la región. No se descarta la llegada de activistas de Gualeguaychú, que pretendan protestar por la instalación de las papeleras.
Fuentes del Ministerio del Interior señalaron a LA REPÚBLICA que no hay preocupación por lo que pudiera pasar con la seguridad de los mandatarios. Afirmaron que se darán todos los pasos preventivos, pero entiende que la ETA, en España está llegando a un acuerdo de pacificación, y que el resto de los presidentes, «son amigos de Uruguay». Acotaron que quizá el de menor simpatía con nuestra población sea el colombiano, Alvaro Uribe, en cuyo país existe un conflicto interno entre la guerrilla y los paramilitares, y cuyo presidente tendría el apoyo expreso del gobierno norteamericano. Las autoridades aclararon que la prohibición de ingreso al país de ocho miembros de la organización musulmana Jammat Tablig no se trató como una medida de seguridad de la Cumbre Iberoamericana, «sino que estas personas no tenían sus papeles en regla», acotaron.
Para evitar riesgos, habrá denegaciones para acreditar el ingreso a la zona de exclusión de personas con antecedentes penales o con problemas psiquiátricos, señaralon fuentes de la cartera de Interior.
«No podemos dejar que una persona permanezca cerca de las delegaciones con antecedentes graves, o que sean psiquiátricos», acotaron.
Hasta ayer, en la zona de Ciudad Vieja y Centro fueron censados para habilitar el ingreso a la zona de exclusión unas 2.500 personas. Se aguarda un trabajo intenso para la jornada de hoy.