Complejo momento con Argentina

El presidente Vázquez sabía que su asistencia a la inauguración del puerto de Ontur iba a caer mal en Argentina. El acto estuvo precedido de una reunión «secreta» en la estancia de Anchorena. Y el domingo se espera un fuerte rebrote piquetero.

La inauguración ayer del puerto de Ontur en Nueva Palmira, con la presencia del presidente Vázquez y de varios ministros estuvo enmarcada por protestas de los ambientalistas de Gualeguaychú y precedida de un encuentro el miércoles en Anchorena del secretario de la presidencia, Gonzalo Fernández, junto al embajador de Uruguay en Argentina, Francisco Bustillo y el jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández y el canciller Jorge Taiana.

En tanto, crece la tensión en Fray Bentos por la anunciada movilización masiva de ambientalista frente a la planta de Botnia. El gobierno no prevé un cierre de fronteras, pero se va a vallar el acceso a la ruta que desemboca en la planta de Botnia y se instalarán puestos de guardia reforzada. El Jefe de Policía de Río Negro, Daniel Balbis, informó a El País que se están «adoptando medidas de prevención en lo que tiene que ver a la alteración del orden público». Agregó que el domingo «se recibirán refuerzos de efectivos desde otras unidades, tal como ha sucedido en instancias anteriores».

Anchorena. En la reunión de la estancia presidencial se discutieron «temas de fondo», aún más importantes que la inauguración del puerto de Ontur dijeron a El País fuentes diplomáticas. Se señaló que la presencia de Vázquez en el acto no cayó bien a Argentina, pero indicó que el tema «no cambiará el curso de las negociaciones»,

No obstante, fuentes del Poder Ejecutivo dijeron que el jefe de Gabinete argentino pidió a Fernández que Vázquez no asistiera a la inauguración.

Los representante uruguayos señalaron que tal extremo era «imposible», lo que desencadenó un comunicado de encendido tono de la Cancillería cuestionando el acto y considerándolo irritativo de las relaciones entre ambos países.

Las fuentes oficiales aclararon que, pese al tenso clima en el ámbito político-diplomático, el diálogo entre «los Fernández» se mantiene firme y fluido.

La Haya. En tanto, la reunión de las partes bajo la «facilitación» de la Corona española se ha demorado en razón del asueto veraniego en Europa y de la cercana reunión de la Corte de La Haya para tratar el diferendo entre Uruguay y Argentina el 12 de septiembre. Fuentes diplomáticas dijeron que la negociación seguirá luego de esta instancia y aseguraron que el facilitador español Antonio Yáñez Barnuevo está en contacto permanente con ambos países.

Nueva Palmira. El presidente arribó ayer al puerto de Ontur a la hora 11, tal como estaba dispuesto en el marco de un fuerte dispositivo de seguridad. Las lanchas de los asambleístas de Gualeguaychú se aproximaban al muelle mientras Vázquez descendía del helicóptero de la Fuerza Aérea (ver nota en A/7)

A pie, acompañado de los ministros de Transporte, Víctor Rossi, de Industria, Jorge Lepra, de Vivienda, Mariano Arana y de Trabajo, Eduardo Bonomi, y de los representantes de Botnia y Ontur, se dirigió hacia una carpa acondicionada para los invitados especiales.

Luego, el presidente participó de los discursos y una hora más tarde cortó la cinta inaugural. El mandatario no realizó declaraciones ni se acercó a los periodistas.

Sin embargo Rossi dio un firme mensaje hacia Argentina: «Lo que está claro a esta altura es que no estamos dispuestos a que nadie nos avasalle, nos pase por encima, nos imponga situaciones. Quedan muy pocos que tengan dudas de esto. Nuestra contribución debe ser a la construcción, no a la discrepancia y a la irritación».

Rossi aludió al comunicado de la Cancillería argentina, durante su discurso al indicar que los emprendimientos privados que promueve el gobierno «no son contra nadie». «Los uruguayos estamos preocupados por trabajar por el futuro, porque es la manera nuestra de colaborar en el desarrollo de la región». Y agregó: «queremos que el Uruguay crezca y tenga mejores condiciones de vida. No lo hacemos contra nadie, sí defender el derecho de los uruguayos a ser felices en su tierra.».

Fray Bentos. En la órbita gubernamental, empero, la mayor preocupación en este momento es la movilización ambientalista en Fray Bentos. Fuera de las medidas policiales, no está previsto despliegue militar alguno, según señaló el comandante del Batallón Rincón, Manuel Cicao. Tampoco Prefectura tiene instrucciones especiales.