Con el líder ausente, surgen anuncios polémicos en el EP

Con el candidato del Encuentro Progresista (EP), Tabaré Vázquez, de gira por Brasil, dirigentes de primera línea de la izquierda salieron ayer a realizar definiciones económicas, en una actitud que parece contradecir la reciente decisión del líder acerca de que sobre temas financieros candentes sólo hablaría el senador Danilo Astori. El economista Walter Cancela volvió a poner sobre el tapete la posibilidad de que un eventual gobierno de izquierda redefina la estructura tributaria en el agro y en la industria, un asunto que había generado reacciones negativas tiempo atrás. En tanto, el candidato a vicepresidente, Rodolfo Nin Novoa, admitió la posibilidad de que un gobierno del EP utilice las reservas del país y adopte medidas para que aumente el precio del dólar.

¿Por qué? Cancela disertó ayer ante empresarios en la consultora KPMG, donde dijo que “el sistema tributario no puede ser neutral a los sectores sociales y productivos”, y se preguntó “¿por qué se tiene que favorecer más al agro o a la industria que al comercio, al turismo o a la forestación? ¿Tienen más capacidad de contribución el comercio que la industria y el agro?”.

Cuando tiempo atrás el economista Carlos Viera, asesor de Vázquez, habló de aumentar los impuestos al agro, provocó tal revuelo que fue removido temporalmente de su lugar en el entorno del candidato.

Cancela dijo ayer que es necesario implementar un régimen tributario “neutral”, lo que implica que “todos los sectores productivos tengan la misma carga”, y ejemplificó que mientras el comercio aporta un 13% al Banco de Previsión Social (BPS) por aportes patronales, tanto el agro como la industria están exonerados de ese tributo. “La idea es equilibrar para abajo”, dijo Cancela, y sostuvo que es partidario de bajar los aportes patronales al comercio y establecer la misma tasa para los restantes sectores de la economía.

Un documento interno del FA maneja equiparar el aporte patronal al BPS en el entorno del 5% para todos los sectores de actividad, informó Cancela.

El viernes Vázquez suscribió un documento de la Asociación Rural del Uruguay en el que, entre otras cosas, se comprometió a no aumentar la carga impositiva en ese sector.

Ayer Cancela consideró que independientemente de la reforma que el EP proyecta implementar –que consiste en establecer el impuesto a la renta de las personas físicas y limitar a no más de media docena la totalidad de los tributos que se paguen por todo concepto–, la coalición entiende “imprescindible mejorar la recaudación, es decir la administración tributaria”. En tal sentido aseguró que la Aduana y la Dirección General Impositiva “no pueden ser dos entes autónomos”, y planteó la posibilidad de crear una organización “al estilo de la AFIP argentina”, que coordine el control de la evasión y el cruce de informaciones con otras reparticiones estatales como el BPS.

Cancela también afirmó que el EP está dispuesto a “revisar el estatuto del funcionario público”. Sostuvo que estos problemas van desde la forma cómo ingresan los funcionarios, cuál es el régimen de estímulos y sanciones que se verifican y, en algún caso, en las empresas públicas, y también con el aspecto de cómo se desvincula el funcionario de la función. En este sentido dijo que “el tema pasa por establecer mecanismos que compadezcan el precepto constitucional que alude a la imposibilidad de que se despida un funcionario público salvo casos de ineptitud, omisión o delito, con el precepto de que el funcionario está para la función y no al revés”.


Dólar y reservas. En tanto, Nin Novoa dijo ayer al programa Quién es quién de emisora Diamante y TVEO, que un gobierno del EP podría utilizar “las reservas” ya que “las economías tienen que estar al servicio de la gente. No se puede tirar manteca al techo, pero con cuidado y sensatez, se podría usar en el área social. No rechazamos ningún instrumento”, acotó.

Nin dijo que en el país “hay un atraso cambiario que está sacando de competencia a muchas actividades, que las está dejando en el límite. Necesita una revisión”.

“¿Cómo hace para revisar esa brecha?”, le preguntó el periodista, a lo que Nin respondió: “Eso es con manejo… muchas veces el Estado incide en demasía. Por ejemplo, cuando el Estado va a comprar un millón de barriles de petróleo hace un manejo de la política cambiaria para comprar esos dólares más baratos”.

Nin dijo que un gobierno del EP, en procura de beneficiar al sector exportador, adoptará “una política realista sin atraso cambiario” la cual se implementará “a través del Banco Central”. Nin dijo no saber si el revisionismo en esa área sería “bastante fuerte” pero si no se hace “el país no funciona, no exportamos, se funden las empresas y la gente no tiene trabajo. Y si la gente no tiene trabajo la pobreza aumenta”.