Concretan emisión en UI por US$ 500:

La concreción de la emisión en moneda local ajustada por inflación –que se suma a la colocación en yenes por el equivalente a US$ 256 millones a 10 años efectuada el 1 de marzo – permitirá “cerrar” el programa financiero para el período, aunque se seguirá complementando con salidas periódicas en el mercado local, afirmó.

En un comienzo, se presentó una propuesta de US$ 300 millones que fue elevada al monto máximo permitido para la operación –el que se colocó finalmente-, debido al exceso de demanda que se ubicó en US$ 1400 millones, destacó Astori.

La operación se concretó con una brecha de 194 puntos básicos entre la tasa de interés que pagará y el rendimiento de un bono de similares características emitido por Estados Unidos.

Este punto fue comparado por el titular de Economía con la apertura de bonos en esta nominación efectuada en 2006, colocado a una tasa de 217 puntos básicos (2,17%) por encima del interés que pagan emisiones similares del Tesoro de Estados Unidos, a pesar de que en esa oportunidad el horizonte temporal fue de 12 años.

La amortización del bono se realizará en abril del último trienio del plazo establecido (2025-2027), y si bien el título está nominado en pesos, el capital y los intereses serán abonados en dólares.

El secretario de Estado, secundado por el subsecretario, Mario Bergara, el jefe de la Asesoría Macroeconómica, Fernando Lorenzo, y el jefe de la Unidad de Gestión de Deuda, Carlos Sténeri, destacó la importancia de la operación que permite “mejorar” el perfil de vencimientos y continuar el proceso de “desdolarización” de la economía desde la deuda pública.

El bono fue operado por el banco de inversión Merril Lynch y el Deustche Bank. Las colocaciones se realizaron en EE.UU. (70%), Europa (15%) y América Latina (15%). Este último no suele ser un mercado que demande estos bonos.