Conferencia de OIT: Exposición del delegado de empleadores uruguayos

Mailhos

En 104a. reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo
La representación del sector empleador uruguayo en la reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo,que se desarrolla en Ginebra, Suiza, hasta el 13 de junio, intervino en la discusión del Informe del Presidente del Consejo de Administración y de la Memoria del Director General, a través del delegado Juan Mailhos. A continuación se transcribe el discurso presentado en la sesión plenaria:

“Sr. Presidente, Sres. Vicepresidentes, Sr. Director General,
Sres. Delegados, Señoras y Señores.

La “Iniciativa del Centenario relativa al Futuro del Trabajo” que presentó el Director General, plantea diversos desafíos a los mandantes de la OIT: Gobiernos, Trabajadores y Empleadores.
Un diálogo esperanzador, de buena fe, con resultados concretos, que demuestre nuestra capacidad para descubrir aquellas soluciones que den plena satisfacción a todas las partes, evitando la habitual comodidad de acordar en el plano de simples transacciones, sería el objetivo deseable.
Creemos que el éxito de esta iniciativa será consecuencia natural de este diálogo que debe ser constructivo.
El proceso abierto de contribuciones y aportes a la Iniciativa sobre el Futuro del Trabajo debe tener como finalidad enriquecer el diálogo tripartito, no sustituirlo, ni crear instancias donde podrían repetirse discusiones de políticas que ya se han dado en esta Organización Internacional del Trabajo.
En ese sentido, los gobiernos, los trabajadores y los empleadores, tienen un rol sustancial en el mundo del trabajo que no es posible delegar. Reivindicamos el dialogo entre los gobiernos y las organizaciones más representativas de trabajadores y empleadores.
Este diálogo tripartito innovador al que hacemos referencia, en sustancia es el que promueve la propia OIT a través de sus principios, a través de sus convenios y de sus normas fundamentales.
En consecuencia, debe ser innovador en sus contenidos, pero respetando íntegramente a sus actores fundamentales: los gobiernos, los trabajadores y los empleadores.
Un diálogo de esa naturaleza, debería dejar de lado ideas preconcebidas y paradigmas ya superados, para construir políticas eficientes y alianzas inteligentes.
Si bien no existen soluciones rápidas ni universales para muchos de los temas del mundo del trabajo, a través de este dialogo podrían impulsarse soluciones que ya han sido analizadas por la Organización Internacional del Trabajo y muchas de ellas ya han demostrado su efectividad.
Por ejemplo, la necesidad de tener un enfoque integral sobre la aplicación de la legislación laboral; la mejora del entorno empresarial de las micro y pequeñas empresas como forma de reducir la informalidad; la simplificación de la normativa laboral, sin disminuir ningún tipo de derecho, eliminando preceptos confusos o contradictorios, haciéndola entendible para empresas y trabajadores; estos serían -entre otros- los temas a preconizar.
Sin dudas, la calidad del dialogo tripartito logrado será un requisito esencial para el éxito de la Iniciativa sobre el Futuro del Trabajo.
Sr. Presidente, en nuestro país, Uruguay, funcionan diversas instancias de diálogo.
Uno de los ámbitos de dialogo que se han iniciado recientemente entre gobierno, trabajadores y empleadores, refiere al Caso 2699 que se tramita en el Comité de Libertad Sindical.
Dicho caso –que fue presentado por el sector empleador uruguayo en el año 2009-, se encuentra pendiente de solución ya que el Gobierno aún no ha dado cumplimiento a las observaciones efectuadas por dicho órgano a nuestra ley de Negociación Colectiva, base fundamental para su concreción efectiva.
Recientemente, a este respecto el Gobierno, trabajadores y empleadores hemos firmado un acuerdo, por el cual se concretó esa instancia de dialogo tripartito, en la cual estamos participando activamente.
Estamos esperanzados en que el mismo nos permita superar como país, las observaciones que el Comité de Libertad Sindical realizó a nuestro sistema de Negociación Colectiva.
Otras instancias de dialogo que se han convocado son de carácter más amplio y reflexivo, pero también comprenden aspectos laborales.
Como hemos mencionado anteriormente, consideramos que el Gobierno, y las organizaciones de trabajadores y de empleadores, tienen un rol sustancial para la construcción de soluciones en el mundo del trabajo, que no es posible delegar ni vulnerar.
Hemos visto cómo es posible perder la efectividad del tripartismo, cuando el rol de una de las partes se ve relegado en la práctica.
Hacemos aquí un llamado a que el dialogo en los temas laborales sea el tripartito que preconiza esta Organización.
Sr. Presidente, el sector empleador uruguayo observa con expectativa y convicción los llamados al dialogo que se impulsan en nuestro país y en la OIT. Anhelamos que tengan resultados positivos para todas las partes.
Sin dudas, la calidad de la sociedad que estamos construyendo, dependerá en gran medida de nuestra capacidad de dialogo para encontrar soluciones conjuntas, que nos permitan superar problemas y desafíos.
Muchas gracias”.

 

Ministro Murro habló en la 104 Conferencia de Internacional de OIT

ministro

 

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, expuso hoy en nombre del Gobierno Uruguayo en el marco de la sesión plenaria de la 104 Conferencia Internacional del Trabajo.

“Estimados y Estimadas
Señora Presidenta, Señor Director General, Autoridades, Delegados y Delegadas

Venimos de un pequeño país del Sur: Uruguay.
Apoyamos  la Iniciativa del Centenario relativa al Futuro del Trabajo presentada por el Director General. Trataremos de contribuir a desarrollarla y promoverla también,  en nuestro país y región.

Destacamos la reivindicación del diálogo tripartito sustancial, de los tres actores fundamentales, no delegable, esperanzador,  innovador, con buena fe, de resultados concretos, como fue  presentada por los empleadores de Uruguay en esta Conferencia. Así valoramos por ejemplo, la suspensión del caso 2699 acordada tripartitamente. Por ello, por primera vez (y raro), resolvimos la integración de referentes de trabajadores y empresarios en las direcciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Uruguay. Por ello, desde la Presidencia de la República, se convoca para setiembre al Diálogo Social Uruguay al Futuro.

Destacamos igualmente el planteamiento de los trabajadores de nuestro país en relación a la preocupación por el mantenimiento y desarrollo de los derechos laborales y las normas fundamentales de OIT, ante los procesos y acuerdos de internacionalización de los sistemas de producción, comercio y servicios y el poder de las trasnacionales. Y la importancia de la próxima discusión de la Conferencia, acerca de las cadenas mundiales de suministro o cadenas de valor y entre otros, su impacto en la brecha de trabajo decente entre diferentes lugares, como plantea  en su Memoria el Director General.

En Uruguay promovemos la Estrategia de Cultura del Trabajo para el Desarrollo (en concordancia con dicha Memoria). Con el apoyo de empleadores y trabajadores. Por  más Trabajo Decente y más Calidad del Trabajo. Con derechos y obligaciones  para todas las partes. Una Cultura desde la familia y la escuela con el trabajo como valor humano, como destacó el Presidente de la República en su campaña electoral reciente. Hacia un sistema nacional de formación profesional, acreditación  de saberes y competencias,  culminación de estudios medios y articulación entre trabajo y estudio. Para trabajadores y empresarios, trabajadores por la cuenta, formales y vulnerables. Porque llevamos más de una década de crecimiento económico y de avances en justicia social, pero necesitamos esa Cultura para seguir desarrollándonos. Como necesitamos un Sistema de Competitividad, mejorar la productividad y desarrollar un Sistema Nacional de Cuidados, por los derechos de las mujeres, los niños, los adultos mayores, las personas con discapacidad.Como debemos avanzar en la inclusión de los jóvenes.

Por eso desarrollamos la negociación colectiva en todos los sectores de actividad pública y privada, en su mayor nivel histórico. Por eso triplicamos el salario mínimo y la pensión mínima en valores reales. Y entretanto  se triplicó la afiliación sindical y hay participación social en la dirección de los institutos de gestión de las principales políticas públicas. Por eso los micro, pequeños y medianos empresarios, las cooperativas y economía social, tienen progresivamente más derechos en protección social y procuramos mayores posibilidades de desarrollo (ahora con un Fondo específico) y su participación.

Por eso los trabajadores y trabajadoras tienen ahora mayor acceso a mejores prestaciones familiares,  en pensiones, salud, maternidad, desempleo. Y en particular los más necesitados y vulnerables. Por eso los empresarios como principales creadores de empleo, tienen seguridad jurídica, fomento a las inversiones, respeto,  derechos y obligaciones. Hemos desarrollado instrumentos de inclusión y formalización de sectores vulnerables en el sistema general de protección social (domésticas, monotributistas, artistas, artesanos, deportistas), generado el derecho a las 8 horas de los trabajadores rurales y establecido la educación en seguridad social desde la escuela. El registro a la seguridad social en un país de población estable, creció 67 % en los últimos 10 años. Tenemos y queremos seguir mejorando, encarando los nuevos desafíos.

Por el Futuro del Trabajo queremos una OIT como dice el Director General, que funcione bien, que tenga autoridad y que se fortalezca. Que siga produciendo convenios  internacionales y recomendaciones y que dichas normas sean un componente clave en los procesos de integración y en los acuerdos comerciales. Una OIT (y políticas en cada país y región), que promueva sistemas de negociación colectiva y de relaciones laborales, de libertad de asociación y sindical, y donde el derecho de huelga está integrado en la libertad sindical y en el Convenio 87. Sin duda.

Por el Futuro del Trabajo también creemos que es necesario desarrollar:

-Sistemas de Protección Social, reitero, Sistemas,  donde se interrelacionen los diferentes programas, gradualmente universales.
-Políticas Tributarias Progresivas, donde pague más el que tiene más.
-Fortalecer las Administraciones centralizadas, fundamentalmente públicas, de los programas respectivos. Gestión Pública eficiente con participación social.
-La atención a la creciente migración con convenios bi y multilaterales de seguridad social y normas de protección social y laboral.
-Mejorar nuestras informaciones de censos, encuestas, datos y estadísticas comparables. En regiones desarrolladas del mundo aún no se mide, por ejemplo, la informalidad o evasión en cantidad de personas.

Por el Futuro del Trabajo, finalmente también promovemos  el acceso a las nuevas tecnologías: somos exportadores de software, hemos culminado el proceso de una computadora por niño y adolescente asociado al desarrollo del ciclo educativo; y ahora vamos por una computadora por cada jubilado. Junto a ello la inclusión financiera,  el pago electrónico de bienes y servicios subsidiando a pequeñas empresas para su acceso, y el recibo electrónico de salarios.

Por todo ello, por la profundización de los cambios hacia la justicia social, por la redistribución de la riqueza, por el medio ambiente, por el desarrollo con igualdad, paz y democracia; Salud OIT tripartita de gobiernos, empresarios y trabajadores del mundo”.

104 Conferencia Internacional de la OIT, Ginebra, Suiza
8 de junio de 2015
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social

Fuente: http://www.mtss.gub.uy/