Confían en que precios de nuevos bonos sean atractivos

Mientras ayer la Bolsa de Valores de Montevideo terminó de recoger las adhesiones a la operación de recompra y canje de deuda en los mercados se está expectante ante los precios que fijará el gobierno para los bonos que ofrecerá para permutar con los inversores.

Los dos bonos -el 2022 y el 2036- tuvieron ayer su tercera caída consecutiva en los mercados internacionales.

El jueves el gobierno fijará el precio de estos dos bonos y en el mercado se espera que el valor no exceda sustancialmente el del mercado. A menor precio sería mayor el premio para los inversionistas. Por un lado el menor precio implica mayor rendimiento de tasa de interés y a la vez daría más margen para que luego suban y los inversores puedan tomar mayor ganancias.

Los representantes de la Oficina de Deuda comunicaron a inversores locales que está dispuesto a asegurar un buen premio para lograr una buena adhesión a la operación, dijeron a El País fuentes financieras. Por eso la confianza en que el gobierno fijará precios que estimulen la entrada de los inversores.

En los encuentros se expresó que el gobierno debe «ser cauto» y asegurarse estirar los vencimientos ante la posibilidad de una desmejora en el contexto internacional.

Entre los privados y el propio gobierno se cree que los inversores institucionales locales como las AFAPs y los fondos internacionales se volcarán a la operación de canje.

La nueva caída en los bonos 2022 (pasó de 108,17 el viernes a 107,19 el lunes y 106,62 ayer) y del 2036 ( de 101,48 a 99,94) estuvo marcada por una caída en los mercados emergentes debido a una suba en los rendimientos de los bonos de Estados Unidos.

Fuentes oficiales expresaron a El País su «optimismo» por la adhesión a la operación y dijeron que luego que termine se seguirá con operaciones «puntuales» de manejo de deuda a la vez que se proseguirá con la emisión de deuda global en moneda local.

LOCAL. Ayer se cerró el plazo para que los corredores de bolsa presentaran las propuestas de sus clientes. Mientras había corredores que trabajaron fuertemente para recoger la opinión de sus clientes hubo referentes que no hicieron lo mismo. Por ello se estima en que como mínimo se alcance el 50% de adhesiones de un total de un total cercano a U$S 130 millones. Un integrante de una importante casa de bolsa dijo que la mayoría de las opciones de sus clientes se inclinó por el canje de sus bonos y no por la recompra en efectivo como se preveía en inversores particulares.

Un comunicado de Standard & Poor´s alabó el efecto positivo de la operación sobre el perfil de la deuda aunque aclaró que no implicaría por si misma cambios en la nota del país.

El 28 de setiembre la agencia subió la nota de B a B+.