Conflictividad laboral subió el 60% en abril.

Si se analiza la conflictividad sectorial, se observa exactamente lo contrario, ya que el índice descendió 23% respecto al año anterior y 8% en comparación con marzo.

En abril hubo 15 conflictos, cinco de los cuales venían de meses anteriores. Solo en uno de los conflictos, el de la mina San Gregorio, los trabajadores recurrieron a la ocupación y al piquete.

Además se registraron conflictos en Arrozal 33 y en la industria gráfica, aunque fueron de menor dimensión. En el sector público casi el 90% de la conflictividad se debió a paros, en los que se destacan las movilizaciones de los sindicatos de la enseñanza y del gremio de municipales (Adeom). La enseñanza representó el 70% de la conflictividad a nivel público, mientras que el paro de municipal tuvo menos incidencia en el índice. (ver recuadro). Los conflictos por mejoras salariales dominaron el panorama en abril, sobre todo porque el reclamo de los gremios de la enseñanza apuntaba a mejoras en el proyecto de ley de Rendición de Cuentas. Muy por debajo se ubicaron conflictos por empleo en la mina mina San Gregorio y en el call center de ANTEL.

El Programa de Modernización de las Relaciones Laborales indica que los próximos meses serán “importantes” para los sindicatos públicos por el advenimiento de la Rendición de Cuentas y de los Consejos de Salarios.

El texto indica que las pautas flexibles del Ejecutivo habilitaría a acuerdos diferenciales según los sectores. “Si los gremios más fuertes aceptan acuerdos menores para favorecer a los trabajadores de salarios bajos, un acuerdo marco sería posible pero las conversaciones recién comenzaron”, sostiene el documento.