Conflicto en la enseñanza se agrava por presupuesto

Que el conflicto en la enseñanza se profundice o no en los próximos días depende de la respuesta que el gobierno le dé a una pregunta: ¿en qué rubro serán incluídos los más de US$ 40 millones que aún restan invertir para el Plan Ceibal?
En el gobierno nadie duda que formarán parte del 4,5% del PBI que se destinará a la educación en la próxima Rendición de Cuentas. Pero los gremios quieren que los US$ 130 millones extra que recibirá la enseñanza en 2009 sean solo para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República (Udelar).

No quieren que allí se incluya ni el Plan Ceibal, ni los planes educativos del Ministerio de Desarrollo Social o el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU).

Mañana se reunirán todas las autoridades de la ANEP (Codicen Primaria, Secundaria y UTU) para terminar de redactar el articulado de la Rendición de Cuentas que presentarán en los próximos días ante el Ministerio de Economía y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

Más allá de que saben que el gobierno pretende incluir los rubros del Mides, el INAU y el Plan Ceibal en la cuenta educativa, las autoridades darán la lucha para que eso no suceda y que estos planes queden por fuera del 4,5%.

“Lo más probable es que (el gobierno) incluya a estos rubros como educación, pero nosotros vamos a buscar mediante el diálogo que eso no suceda”, dijo a El Observador la vicepresidenta del Codicen, Marisa García.

Medidas. Los gremios buscarán lo mismo pero no mediante el diálogo sino con medidas de fuerza más radicales que las actuales. Los maestros de Montevideo llevan adelante paros zonales que comenzaron los primeros días de marzo con el inicio de clases y terminarán el próximo martes 1º de abril. Los profesores de Secundaria empezaron ayer los paros en varios liceos.

Pero todo se puede agravar desde mañana si el articulado de la rendición de cuentas de la ANEP no conforma a los sindicatos.

“Desde el retorno a la democracia hasta ahora los gobiernos han tomado como base la Rendición de Cuentas que hace la ANEP pero como techo, nunca para agregarle nada. Por eso, si lo que redacten el viernes no contempla nuestros reclamos, las medidas se van a endurecer”, dijo a El Observador el dirigente de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM) Gustavo Macedo, uno de los más moderados.

El otro reclamo que hacen los docentes es el de llegar al final del período con un salario equivalente a media canasta básica ($ 16.000), y que el presupuesto de la educación sea el 6% del PBI. Ayer el consejero de la ANEP, Héctor Florit descartó, en diálogo con El Espectador, que se puedan cumplir esas dos cosas.

“Eso está por afuera del compromiso que hizo la fuerza política que tiene las mayorías legislativas y que nos honró con proponernos en el Codicen. Así que yo diría que no es un objetivo para este período”, advirtió. Agregó que llegar a los $ 16.000 en el 2010 es imposible porque el sueldo mínimo de un maestro hoy por 20 horas de trabajo es de $ 8.000.