Confusión en senadores del EP por poco diálogo con Ejecutivo

En abril, el gobierno había instalado un encuentro semanal con los legisladores oficialistas para informar a los parlamentarios sobre las diferentes propuestas legislativas del gobierno.

El secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, era el encargado de mantener reuniones semanales con los senadores y diputados de las comisiones de Constitución y Códigos de ambas ramas parlamentarias. La primera reunión se desarrolló el 14 de abril, pero un mes después los encuentros se suspendieron porque, según Fernández, existían filtraciones de los planes del gobierno hacia la prensa.

Si bien mensualmente se reúne la agrupación parlamentaria de gobierno, se entiende que dicho ámbito no colma las expectativas de los senadores sobre las actividades del Ejecutivo y sus puntos de vista sobre determinados asuntos que pueden llegar a generar fuertes controversias políticas con la oposición.

Esa “ausencia de referencias claras” se podría transformar en “malestar” si no se encuentra una solución a tal “incomunicación”, confiaron fuentes parlamentarias. Los senadores pretenden lograr vías orgánicas de comunicación entre ambos poderes del Estado, más allá de las reuniones de la agrupación parlamentaria de gobierno.

El senador Alberto Cid (Asamblea Uruguay) reconoció, a título personal, que “existe algún problema de comunicación que ha impedido tener una posición clara sobre ciertos puntos que no han dejado ver a los legisladores el rumbo del Poder Ejecutivo”.

En tal sentido, Cid ejemplificó que cuando se discutió el proyecto de ley de creación del Ministerio de Desarrollo Social se pasó directamente a su análisis parlamentario sin que los legisladores de gobierno pudieran tener el asesoramiento adecuado. El legislador considera que “ello no debería suceder”.

Sin embargo, reconoció que cuando la oposición recientemente convocó a la ministra de Salud, María Julia Muñoz, al Parlamento por los cuestionamientos sobre el funcionamiento del Hospital Pereira Rossell, los legisladores mantuvieron reuniones previas con las autoridades para saber “cómo estaba marchando” el MSP. Para Cid esa debería ser la práctica habitual.

Consultado acerca de si entendía que un ámbito adecuado de coordinación entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo podrían ser encuentros periódicos con el secretario de la Presidencia, el legislador respondió que “serían más útiles las reuniones con los distintos jerarcas ministeriales”.

Por su parte, el diputado Diego Cánepa (Nuevo Espacio) entiende que la coordinación en el trabajo entre el gobierno y la rama baja “existe”, aunque afirmó que “debería afinarse más la coordinación estratégica de los tiempos parlamentarios con el Ejecutivo ya que quienes viven en relación directa con la oposición son los propios legisladores”.

Canepa afirmó que se debería “afinar o trabajar más no sólo en lo coyuntural, sino en la visión de mediano plazo para articular proyectos de ley imprescindibles”.