CONSECUENCIAS DE LOS PIQUETES EN LA FRONTERA

Dicen que aunque los cortes terminen, los daños se extenderán durante meses

Si los gobiernos de Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner logran un entendimiento y los cortes de rutas en la frontera se levantan, muchos en Uruguay respirarán aliviados. Sin embargo, las empresas transportistas de carga consideran que los daños económicos provocados por los piquetes en Gualeguaychú y Colón que ya sufren hoy se extenderán durante meses.
El secretario de la Intergremial de Transporte de Carga, Gustavo González, explicó ayer a El Observador que los cortes en los puentes de Gualeguaychú y Colón, del lado argentino, obligan a los transportistas a viajar 500 kilómetros más por cada viaje. Esto ha llevado a varias firmas a cancelar contratos, licenciar a su personal y a estudiar la posibilidad de enviar trabajadores al seguro de paro.

González señaló que muchos clientes de las compañías transportistas han comenzado a trabajar con otras firmas, y es difícil que una vez que el bloqueo concluya vuelvan a contratar a las empresas uruguayos. En algunos casos, indicó, comenzaron a realizar envíos por vía fluvial para evitar los piquetes argentinos.

“No es que levantan los bloqueos y los problemas se terminan. Se van a arrastrar por varios meses”, dijo González.

“Si los clientes tienen un problema, su solución pudo haber sido una tercera empresa. Lo mejor que puede pasar luego, es compartir con esa empresa al cliente”, agregó. “Si te sustituyeron por un barco o firmaron algún contrato de largo plazo, el cliente se perdió”, agregó. “Lo que viene por delante es mucho peor”, subrayó.


Distorsiones en el mercado. Esta situación, dijo González, no sólo afectará a las empresas de transporte internacional, sino que también perjudicará a las firmas que se mueven en el mercado local. Esto sucederá porque las firmas internacionales, al ver que los traslados fuera del país le producen pérdidas económicas, comenzarán a mirar dentro del Uruguay.

“Muchas empresas, al ver que no hacen transporte internacional, van a tener que trabajar acá. Eso va a distorsionar mucho el mercado en Uruguay”, subrayó González. “Es una problemática muy grave que se va a extender a nivel nacional”, subrayó.

En la actualidad, las empresas del sector están “analizando los costos” que están provocando las medidas de los piqueteros argentinos contra la instalación de dos plantas de celulosa en Río Negro, agregó González. Esta evaluación se realiza “siguiendo la línea del gobierno”, que también ordenó un análisis de los perjuicios para el país.

“No son costos fáciles de calcular, pero son millonarios en dólares”, subrayó.


Temor a represalias. En tanto, fuentes de la Cámara de Transporte Terrestre Internacional del Uruguay (Catidu) citadas ayer por la radio El Espectador aseguraron haber recibido “comentarios” que indican que no sería conveniente realizar acciones legales contra el Estado argentino, como habían anunciado.

Catidu integra la Intergremial de Transportistas de Carga. Según la radio, eso responde a que los transportistas temen represalias del lado argentino.

Los ambientalistas argentinos que realizan piquetes en la frontera en protesta contra la instalación de dos plantas de celulosa en Río Negro mantienen bloqueado el puente Fray Bentos-Puerto Unzué desde el 3 de febrero y el puente Paysandú-Colón desde el 16 de febrero.

El gobierno uruguayo ha protestado en varias oportunidades ante su par argentino por este bloqueo por entender que viola el Tratado de Asunción.