Consejos de salarios: prórrogas en grupos cercanos a un acuerdo

La delegación de la central obrera será recibida en la sede ministerial y allí planteará sus inquietudes para «analizar el avance de los consejos, dónde está trabado», adelantó el coordinador del Pit-Cnt, Fernando Pereira. Después, el Secretariado del Pit sesionará para evaluar lo que dejó la entrevista con Bonomi. Los trabajadores insisten en que la reunión es clave pues «se está cerrando la última ronda de este gobierno».

El también coordinador de la central, Juan Castillo, dijo que esperan conocer más detalles sobre la cláusula de salvaguarda que se activaría en caso de un agravamiento del escenario económico.

El director de Trabajo, Julio Baráibar, explicó que la cláusula estará presente en los convenios de los grupos y permitirá a cualquier representante oficial, de los empleadores o de los trabajadores, solicitar la convocatoria del consejo de salarios del sector en caso de un cambio en la coyuntura económica. Allí se evaluará por parte de los técnicos de los ministerios de Trabajo y Economía si la situación amerita introducir modificaciones al convenio.

Los empresarios han argumentado a propósito de la crisis financiera internacional que la salvaguarda debe hacer que caigan los convenios. El presidente de la Cámara de Comercio (CNCS), Arnaldo Castro apuntó que «las realidades de las empresas no reflejan necesariamente las de las finanzas», por lo que cumplir los compromisos asumidos ante una debacle económica, puede comprometer las fuentes de trabajo. «Una cosa es la teoría y otra la práctica», añadió. Pero para Bonomi, una caída de los acuerdos es inviable.

«No lo planteamos en términos de que si hay un planteo ya caen los convenios. Así no. Se modifica el convenio a partir de la reunión del grupo», aclaró y recordó que como los convenios incluyen cláusulas salariales y de condiciones de trabajo «hay que ver qué es lo que se modifica».

prórroga. Otro de los temas será la prórroga de hasta una semana en la negociación para aquellos grupos que estén cerca del acuerdo. «Es una posibilidad cierta para aquellos grupos que tengan avanzado algo y que necesiten unos días más para redondear lo que han avanzado; los otros no», afirmó Bonomi. En tanto, Baráibar aclaró que es una situación «excepcional» porque «la negociación la cerramos el viernes 31» de octubre, (como fijó el presidente Tabaré Vázquez hace algunas semanas) sin dejar margen para la especulación. Después de esa fecha, el gobierno laudará por decreto.

El Ministerio de Trabajo al igual que el Pit-Cnt y las cámaras empresariales admiten que hay avances, un «aluvión» de preacuerdos que están siendo evaluados por Economía. Bonomi manifestó anoche en el programa Poder Pensar de TCC, que estima que el nivel de acuerdo en la ronda llegará al 60% de los grupos.

En todo caso, esta ola de firmas en la ronda es una señal de que se ha dejado para último momento la disposición a negociar. «Si hubiéramos puesto el 30 de septiembre habríamos avanzado mucho más rápido porque mientras, todos hacen jueguito afuera del área y cuando les llega el momento apuran un poquito», expresó Bonomi.

El Pit-Cnt ve con buenos ojos la extensión a fin de concretar acuerdos consensuados con la patronal. Para Pereira «ahora es un momento de acuerdo, y si hay que estirar una semana porque están cerca los acuerdos en algunos sectores, por supuesto que vamos a estar de acuerdo».

El titular de la CNCS entiende «razonable» que se concedan unos días más en aquellas mesas en las que «se viene avanzando bien para formalizar los acuerdos» a satisfacción de trabajadores y empresarios.

El presidente de la Cámara Mercantil, Christian Bolz, dijo a El País que «si hay que dar un día más está bien», pero dudó sobre la efectividad de dar más tiempo para asegurar una mayor cantidad de acuerdos. También recordó la situación de los grupos que acordaron «tomando en cuenta un calendario». En esos sectores podrían preguntarse «¿Cómo hubieran quedado (los convenios) si hubiera habido un mayor tiempo de negociación?», apuntó Bolz.

Baráibar descartó por el momento la convocatoria del Consejo Superior Tripartito, (como aspiraban empresarios y trabajadores) a fin de abordar el remate de la ronda, por falta de tiempo, a raíz de las múltiples negociaciones en las que participa, a tres días de la culminación de los consejos de salarios.