Consideraciones sobre los derechos específicos impuestos a productos argentinos

En primer lugar, hay que destacar que si bien la intención del regulador (Ministerio de Economía) fue aplicar la medida sólo para productos de algunas provincias argentinas, en los hechos se están aplicando para todo lo que viene de la región. El principal perjudicado con una medida así es el consumidor. En efecto, el comerciante o vende productos importados, o vende productos nacionales. No se le está perjudicando más que en la mengua del número de negocios. Pero el consumidor queda rehén de esta situación. A su vez, existen estudios internacionales y nacionales que permiten cuantificar también que existe una pérdida de bienestar para toda la sociedad, derivada de aplicar los escasos recursos de la economía en actividades no siempre eficientes. Así, de la protección arancelaria o no arancelaria, resultan beneficiados (los productores nacionales de ese bien protegido y el Estado) y perjudicados (los consumidores). Pero la pérdida de los consumidores es superior a la ganancia de los productores y del Estado, con lo que es la sociedad entera la que está perdiendo bienestar. Por otra parte, no es sorprendente que la protección tenga tan buena imagen ya que los beneficios de la misma están concentrados en pocas manos (una o dos industrias nacionales en cada caso, y el Estado recaudador) con grandes ganancias per cápita y los perjuicios atomizados en muchas personas (los consumidores) con pocas pérdidas per cápita (aunque en el agregado esa pérdida sea muy importante).

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios entiende que una ilegalidad (las medidas adoptadas por algunas Provincias argentinas) no puede combatirse con otra ilegalidad.

El sistema que se ha convenido en el Mercosur para cuando se interpreta, ejecuta o aplica mal el marco normativo del Tratado de Asunción y sus Protocolos adicionales, no es  la adopción de medidas unilaterales por parte de los socios, sino un mecanismo determinado de solución de controversias.


2) ¿Hay algún sector que se perjudica más directamente?

Los sectores involucrados en el Decreto del año pasado fueron incrementados en el de este año, por lo que la casuística es grande. Pero podemos nombrar: aceites, pañales, galletitas, pinturas, mayonesas, polvos para preparar flanes, chocolates, shampoos, jabones en barra, polvos para lavar y detergentes líquidos, limpiadores y otras preparaciones para lavar, entre otros.


3) ¿Los perjuicios al comercio, se pueden ver como beneficios a la industria?

Evidentemente hay ciertas industrias que se van a beneficiar. Pero lo que hay que mirar es la economía en su conjunto y – como decíamos en el punto (1)- ésta pierde bienestar. A su vez, no podemos olvidar que en términos económicos, esa ineficiencia de la protección se traduce en el equivalente a un impuesto a la exportación. Dicho en otras palabras, al industrial volcado al mercado externo, también le perjudican las medidas de protección comercial nacionales.

A su vez, es importante destacar los perjuicios para el empleo que traen las medidas proteccionistas. En efecto, erróneamente se considera que el tema ocupación es sólo resorte de la industria. Por el contrario, es el comercio y los servicios en general, y el comercio importador también, quien  genera la mayor cantidad de puestos de trabajo y paga el 76% de los impuestos (excluyendo los que paga el consumidor) y es prácticamente el único sector que paga aportes a la seguridad social. De no modificar esta situación de aranceles puede ocurrir que muchas de las empresas deban replantear sus negocios en el país con los consiguientes perjuicios de eliminación de puestos de trabajo y baja en la recaudación de los impuestos.



4) ¿Cómo afectó esta situación al consumidor?

Contestada en (1). Se puede agregar que además, luego de cuatro años de recesión y caída brutal del empleo privado y el salario, agregar una medida pro cíclica como esta, sólo agrava las cosas. A su vez, dada la dimensión pequeña del mercado uruguayo, estas medidas han consagrado monopolios de industrias nacionales en determinados artículos, que han dejado al consumidor a merced de los precios que les apeteciera poner.

 

5) ¿Los importadores realizan gestiones ante autoridades locales?

En el seno de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios funciona una Comisión de Comercio para el estudio de éste y otros temas relacionados con la actividad comercial, con fuerte énfasis en el comercio exterior. Esta Comisión y las propias autoridades de la Cámara han tenido numerosas reuniones con las autoridades tratando de explicar las razones de la inconveniencia de estas medidas. Hasta ahora, el resultado ha sido negativo. Pero entendemos que es la opinión pública, la voz de esos tres millones de consumidores perjudicados la que se tiene que hacer oír y en ese sentido, informes como los del El Observador, o el que realizó días pasados Canal 10 en Zona Urbana, resultan fundamentales.

 

6) ¿Cómo observan las negociaciones realizadas esta semana con técnicos argentinos por este tema?

Preocupa ver cuando un problema que debiera ser de tratamiento urgente por el perjuicio que está causando a los consumidores y a la gran mayoría de las empresas que importan sin ningún tipo de subvención en origen, sea pasado a una Comisión. Los pases a Comisión, por lo menos en nuestro país no tienen un buen antecedente de diligenciamiento rápido. Y prueba de ello es que recién en 15 días se volverán a reunir. Nuevamente los tiempos del sector privado no son los tiempos del sector público.

Por otra parte, suspender la actuación del tribunal arbitral a la espera de una solución bilateral, tampoco parece ser el camino correcto por cuanto se estaría aceptando una desviación de los procedimientos de solución de controversias acordados en el Mercosur.