Consumo de vestimenta femenina evade la crisis.

En tiempos de apretarse el cinturón, las ventas de vestimenta femenina no se hicieron eco de la crisis internacional y continuaron dominando las preferencias de los consumidores uruguayos, que optaron por restringir otro tipo de consumo durante la primera mitad de 2009.
Mientras que la demanda de indumentaria para damas se mantuvo dinámica y en expansión en los dos primeros trimestres del año (9,9% y 6,2%), quien pagó el costo de la incertidumbre económica fue el vestir de los caballeros, que tuvo que enfrentar recortes en la renovación del guardarropa para la temporada otoño-invierno (5,6% y 2,8% en cada trimestre), según muestra la última encuesta de la Cámara de Comercio y Servicios.

Representantes de grandes cadenas de indumentaria indicaron a El Observador que esta conducta se explica porque las mujeres buscan una mayor gratificación estética en tiempos de crisis, a lo que se suman ofertas más diversificadas en el mercado uruguayo.

Victoria Ortiz, directora de la empresa de la marca homónima, destacó que cada vez hay más conciencia de lo estético. “Antes la gente se tapaba y no se preocupaba, pero mirás hoy en día por la calle y todas están bien vestidas, hasta la gente más humilde está a la moda”. “Verse bien levanta el ánimo. Si hay crisis y te ves mejor, enfrentás las cosas en forma diferente”.

El director de Spy, Andrew Rial, coincidió en que “la vestimenta siempre es motivo de alegría para adolescentes y adultas”, mientras que los hombres son “muy conservadores”. Además, destacó que “mientras que en 2002 se gratificaron con perfumes y cremas para levantar su ánimo, esta crisis favoreció a la vestimenta”.

Más oferta. Detrás del aumento de la demanda también subyace un mayor estímulo desde las tiendas, que sostuvieron su inversión en publicidad, mantuvieron las ofertas e invirtieron en nuevas marcas.

“Los aumentos del consumo fueron en base a descuentos y a planes de financiación más amplios manteniendo la oferta”, dijo Rial, quien además destacó que sus colegas “hicieron los deberes” investigando, viajando y trayendo variedad de prendas del exterior. “En esta temporada no alcanzaba con un tapado negro y abundaban los abrigos a cuadros en colores vivos y llamativos”, ejemplificó. Ortiz destacó que las “muy buenas propuestas en Uruguay” contribuyeron a que se redujeran los viajes a otros países en busca de prendas diferentes o de mayor originalidad. “Ya encontrás tanto acá que no es tanta ilusión viajar a Buenos Aires”, indicó.

El director de Lolita, Michel Cohen, añadió que “los precios relativos de la indumentaria textil en Brasil son mucho más altos que los uruguayos, por lo que no hubo grandes corrientes de gente comprando en el exterior”. Además, coincidió en que “hay una enorme variedad de marcas de la región y europeas que están presentes en el mercado, lo que significó que quienes antes compraban en el exterior pudieran comprar lo que necesitan en Uruguay”.

El Punta Carretas Shopping, cuyo público es mayormente femenino, elevó sus ventas interanuales de indumentaria para dama con subas “siempre de dos dígitos y alcanzando una cifra tope de crecimiento de 17% en julio a pesos constantes”, informó su gerente comercial, Julio Durlacher. “Algunos factores que incidieron fueron la incorporación de marcas importantes en la oferta comercial y la ampliación de locales”, indicó.

Segmentos. El recorte de gastos en turismo favoreció el aumento del consumo a nivel local. “Específicamente a quienes vendemos ropa nos ayudó muchísimo este año. La gente no fue tanto a México o Estados Unidos y lo que no gastó de vacaciones lo gastó en Uruguay”, explicó Ortiz, quien agregó que las ventas fueron tan fuertes que le faltó mercadería. De todos los centros comerciales, Punta Carretas concentra la mayor proporción de clientes con perfil socioeconómico alto.

En este caso, las ventas de indumentaria masculina sí mostraron incrementos. Según Durlacher, en mayo se mantuvieron estables, pero crecieron 8% en junio y 10% en julio, frente a igual mes de 2008.

En tanto, la jefa de marketing de Chic Parisien, María Fernanda López, afirmó que “en épocas de crisis algunos segmentos que no conocen nuestra marca comienzan a acercarse porque encuentran productos de moda y calidad a buen precio”. En este sentido, destacó que la empresa sigue apostando a ofrecer productos y promociones nuevas.