Consumo e informalismo

Los resultados de ese trabajo permitieron constatar cual fue el comportamiento de los hogares montevideanos en los últimos tiempos, a raíz de la difícil situación que han debido enfrentar.

Existen dos rubros en particular, VESTIMENTA Y CALZADO, en los cuales aparecen hallazgos que a continuación resumiremos:

EN MATERIA DE VESTIMENTA

  • se aprecia que se produjo una muy fuerte contracción en la compra por parte de los hogares,
  • el 29% de los hogares no compró en el último año ropa…!!!!
  • el 53% de los hogares declaró haber disminuido su compra
  • sólo un 16% manifestó haber mantenido el mismo nivel de compra que el año pasado
  • y tan solo un 2% manifestó haber aumentado su compra en relación a años anteriores

EN MATERIA DE CALZADO

  • también se verificó una retracción muy fuerte del consumo
  • el mismo porcentaje que en vestimenta, el 29%, también manifestó no haber comprado calzado en el último año
  • el 50% señaló haber disminuido sus niveles de compra
  • un 19% lo mantuvo
  • y al igual que en el caso anterior sólo el 2% manifestó haber comprado más calzado que en años anteriores

LUGARES DE COMPRA

A la hora de investigar si habían surgido variantes en cuanto a los lugares de compra en el último año en relación a los lugares en que compraban antes, los resultados son sorprendentes.

Entre quienes compraron ropa el 42% manifiesta haber empezado a comprar en lugares en que antes no compraba o compraba poco. En calzado a su vez un 35% declara lo mismo.

Pero lo más impactante es que de ese 42% de vestimenta, ahora tomado como un 100%, que cambió de lugares en donde compraba, el 51% manifiesta haber empezado a comprar en las FERIAS y el 10% en las EXPOFERIAS.

En calzado los mismos cambios de hábito marcan un 41% y un 3%, correspondiendo hacer notar que el último guarismo aparece bastante bajo como consecuencia de contar las expoferias con una oferta muy reducida en este rubro.

La interpretación inequívoca de estos resultados determina que:

  • EN VESTIMENTA, 26 DE 100 HOGARES (61% de 42) «DESCUBRIERON» QUE EN LAS FERIAS Y EXPOFERIAS ES MAS NEGOCIO COMPRAR Y EN CALZADO 15 DE CADA 100 HOGARES (44% de 35) idem.

O sea que migraron del sector formal al informal y difícilmente vuelvan a consumir regularmente en el primero.

CONCLUSIÓN FINAL: el comercio formal sigue perdiendo clientes a costa de una competencia desigual que no paga nada o paga mucho menos de lo que le correspondería y que sigue creciendo sin que las autoridades encargadas de controlar el cumplimiento de las normas tributarias logren hacer algo efectivo por impedírselo.