Continúa ajuste del consumo: en Uruguay el gasto en alimentos fue recortado 29%

El gasto en alimentos en Uruguay cayó 28,92% en los cinco primeros meses del año, y se ubicó 11,5% por debajo de lo invertido e! n junio del año pasado en ese mismo rubro, reveló el informe oficial. Las compras de alimentos de mayo, a precios constantes, se redujeron 8,05% respecto a las de abril, y el rubro volvió a convertirse en la principal variable del ajuste presupuesta! que están realizando los habitantes del país, según la encuesta del INE.

Las ventas en el comercio minorista disminuyeron 24,49% entre enero y mayo, porcentaje que inducido por una nueva caída de 4,05% de las comercializaciones del sector en el quinto mes del año.

El gasto en otros productos no comprendidos por el rubro alimentación se contrajo 19,82% de enero a mayo, aunque este último mes verificaron un escaso incremento de 0,01%.

El informe comenta que ‘la disminución en el índice de volumen físico de las ventas del comercio al por menor está determinada por la baja en el rubro alimentos’, y asegura que ‘esto se explica por la caída de las ventas en dicho rubro en las grandes cadenas de supermercados’.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, Horacio Castells, comentó sin embargo a Últimas Noticias que esa caída del gasto se expresa por una elección consciente de los uruguayos de bajar la calidad de los alimentos que compran.

El mayor nivel del gasto en alimentos del año cerrado en mayo se registró en diciembre, mes en el que aumentó 24,51% respecto al consumo de junio, que fue tomado como base del estudio, y el menor nivel estuvo en mayo cuando cayó 11,5% respecto a junio de 2002, y 36,01% respecto a diciembre.

En Argentina se ha verificado también una caída del gasto en alimentos, pero se pudo confirmar que esa disminución llegó de la mano de un cambio de estrategia del público, que vuelve a comprar en los comercios de su barrio, muchas veces en fracciones que los supermercados no ofrecen. Además, se ha verificado el retorno del sistema de cuenta corriente o, como fue conocido en Uruguay, ‘la libreta’ donde se anotaba el! gasto y se pagaba a fin o principio de mes, según los usuarios cobraran sus sueldas. En Uruguay no se ha podido confirmar si esta misma tendencia es parte del fenómeno de contracción del consumo que los análisis estadísticos están reflejando.

El sector de servicios (las más diversas prestaciones de personas o empresas) aumentó 3,14% sus ventas de mayo respecto a las de abril, pero acumula una disminución de demanda de 9,01% en los cinco primeros meses del año.

Las ventas de servicios también alcanzaron su mayor nivel en diciembre, cuando superaban 19,39% a las transacciones realizadas en junio. En enero las transacciones por servicios cayeron 9,65% respecto a junio, y las de febrero lo hicieron 18,91%, a pesar de la demanda agregada del turismo en esos meses. Las ventas de servicios de febrero fueron las más reducidas de cualquiera de los meses del año cerrado en mayo, y superó por 0,85% al registro de agosto, cuando toda la atención de la economía uruguaya estuvo concen! trada en los problemas del sector financiero.

El estudio señala una consecuencia directa de esta realidad en el mercado laboral. El comercio minorista disminuyó entre enero y mayo 7,74% el personal que ocupaba, y el sector servicios dejaba cesantes al 2,94% del personal que tenía a fines de diciembre.

El personal ocupado por el sector servicios en mayo había disminuido 9,77% comparado con el de junio de 2002, en tanto que el comercio minorista debió cesar en los 10 meses a 13,27% de su personal. Las empresas dedicadas a las prestaciones de servicios aumentaron 0,48% su personal ocupado en mayo respecto al de abril, en tanto que el comercio minorista debió cesar a idéntico porcentaje de las personas que empleaba. El nivel de empleo del comercio minorista en mayo fue el más reducido de los 12 meses cerrados ese mes, en tanto que los servicios registraron esa marca en abril.