Contracción no incidió aun en tasas de bancos

Ejecutivos financieros consultados por El País consideran que hasta ahora se ha reflejado más en las tasas para depósitos que en la de créditos.

El costo del dinero que paga el gobierno en el mercado es una referencia de piso que toman los bancos a la hora de fijar las tasas de préstamo. A la vez es también un piso en el rendimiento que los depositantes le piden a los bancos para colocar el dinero antes de hacerlo en los papeles del Estado.

Los ejecutivos que hablaron con El País consideran que el poder de transmisión de la política monetaria todavía es relativo para marcar una tendencia en el precio del dinero en moneda nacional. A esto se agrega que varios ejecutivos financieros y analistas consideran que las actuales tasas que paga el Central no son todavía lo suficientemente contractivas.

Aunque en el Banco Central considera que el alza, por ejemplo, de la tasa call interbancaria -que pasó de 1% a 4,5%- en el año es altamente contractiva, hay quienes sostienen que no es suficiente. Como 4% es una tasa real negativa no sería, por definición, contractiva. «Es mucho menos expansiva pero todavía no es contractiva», dijo un operador de mesa de dinero.

La serie estadística del Banco Central hasta junio no revela ajustes sustanciales en los datos. Sin embargo, es probable que se vea algo más en julio debido a que fue a mediados de junio que se dio el alza relevante en las tasas de las Letras de Regulación Monetaria (LRM) en pesos nominales (ver gráfica).

Fuentes de las mesas de cambio dijeron a El País que la presión de los agentes por mayores tasas llevó a que se diera un incremento en las que paga el Central, especialmente en plazos de 180 días y de un año, aunque también se dio en la de 30 días. A principios de junio la tasa a 180 días estaba dos puntos y medio por debajo de la tasa de 720 días (6,49% contra 9,05%). A fines de julio la relación era 9,25% a 9,99%. Es probable que en las cifras de julio se advierta un alza en los plazos de las tasas de los bancos entre seis meses y un año.

Gerentes de bancos dijeron que la incidencia de estos ajustes todavía es limitada y no se hace notar al mirar el promedio de las instituciones.

«Se ha visto algún efecto menor sobre las tasas pasivas pero en el promedio no tienen incidencia debido al porcentaje de saldos a la vista», dijeron en un banco europeo. Un gerente general de un banco líder dijo que aunque las pizarras no se han movido «sí ha habido un alza por depósitos grandes, en particular de empresas, que refleja la suba de la call». En el caso de las tasas activas la actualización «se va haciendo a medida que van venciendo (las operaciones) pero es más lenta la suba por la alta competencia», dijo.

Según el BCU entre abril y junio la tasa activa en pesos nominales para las empresas a 30 días bajó mientras que la de las operaciones entre un mes y un año pasaron de 10,1% a 10,7%.

libor. Ayer la tasa Libor, la que los bancos se cobran entre sí para prestarse en dólares de un día al otro subió a 5,86% desde 5,35%. Está al nivel más alto desde comienzos del 2001.

La tasa referencial de los préstamos está subiendo por el temor a que los bancos padezcan pérdidas cada vez mayores con sus inversiones vinculadas a las hipotecas de Estados Unidos. La liquidez en el mercado se ha secado porque los inversionistas no están reciclando su dinero, debido a las inquietudes sobre las hipotecas de alto riesgo.