Controladores aéreos acatan decreto de servicio esencial

Luego de que el gobierno decretara ayer servicio esencial el control del tráfico aéreo, los trabajadores que se encargan de la tarea decidieron levantar la medida gremial y trabajarán hoy tal como todos los días, pese a que apenas emitido el decreto dudaron en acatarlo.
Después del mediodía el ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, ya había firmado el decreto, basado en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece explícitamente que “el control del tráfico aéreo es un servicio esencial” y que el mismo se “debe aplicar a todas las huelgas, cualquiera sea su modalidad”, ya que la paralización de esa tarea puede ser “peligrosa para la vida, la seguridad personal o la salud de la totalidad o parte de la población”, señaló la resolución firmada también por la ministra de Defensa Nacional, Azucena Berrutti.

Ese decreto, según dijo Bonomi a El Observador, tal como lo solicita la OIT pide que se cumplan con los vuelos de rescate o las emergencias, como tenían pensado hacer los controladores más allá de que no se decretara la esencialidad.

De todas formas en su segundo considerando la resolución deja a criterio del Ministerio de Defensa Nacional la aplicación de la esencialidad.

Un par de horas más tarde Berruti firmó otra resolución en la cuál amplía la esencialidad también a los vuelos comerciales, incluido el apoyo técnico de los electrónicos. También fue decretada la esencialidad de la operación e información al público así como el mantenimiento de aviones y de equipos.


Acatar o no. Sobre las 16 horas y luego de conocida la medida del gobierno, el presidente de la Asociación de Controladores del Tránsito Aéreo, Fernando Reyes, dijo a El Observador que al paro lo iban a hacer igual.

“Nosotros mantenemos la esencialidad por vuelos en emergencia, pero no por vuelos comerciales porque no corresponde a la normativa de la OIT”, dijo Reyes.

El gobierno puede decretar la esencialidad basándose en una ley de diciembre de 1968 (durante el gobierno de Jorge Pacheco Areco) y un decreto de junio de 1978.

La ley no establece explícitamente cuales son los servicios que pueden ser considerados esenciales y tampoco dice cuales son los mecanismos para aplicarla, pero el vacío es llenado habitualmente por las normas de la OIT.

Es basado en esas normativas del organismo internacional que los controladores aéreos afirmaron que iban a realizar el paro y que sólo trabajarían para aviones de emergencia o de ayuda humanitaria.


Consejos. Sin embargo horas más tarde se reunieron con sus asesores legales quienes les recomendaron que se presentaran a trabajar, porque de no hacerlo podría ser considerado “falta grave” y por lo tanto echados de sus puestos.

Los abogados del PIT-CNT sin embargo, tenían una posición distinta y les recomendaron en una reunión realizada anoche a que no fueran a trabajar porque estaban habilitados para hacerlo. Ante la duda, los controladores decidieron trabajar igual. Para hoy estaban previstos 23 arribos y 24 partidas de aviones.

Si los controladores hubieran decidido no cumplir con las tareas cotidianas, tampoco podrían circular aviones por el espacio aéreo lo que habría generado un caos en la terminal de Carrasco.