Corea interesada en firmar TLC con Uruguay.

Así lo reveló a El País en Seúl el director ejecutivo del Consejo Coreano para América Latina y El Caribe, Kim Won-Ho en el marco de la reunión de líderes del G20, y confirmó -aunque con más diplomacia- el viceministro de Comercio de ese país, Ahn Ho-young.

«Estamos muy interesados en un acuerdo de comercio con el Mercosur, tenemos un grupo de estudio, pero por una razón u otra no se está avanzando de la manera en que nosotros desearíamos, aunque confiamos en que esto cambie y demos el paso hacia las negociaciones», dijo el funcionario.

Interrogado sobre el interés de Corea de avanzar en un formato bilateral con Uruguay, Ahn señaló que la idea inicial era un acuerdo colectivo, pero que sí se debería «pensar en otras opciones».

Por su parte, Kim recordó que Uruguay fue el país del bloque «más entusiasmado» con la iniciativa tras la realización el año pasado de un estudio de factibilidad de un tratado Corea-Mercosur, pero que los socios mayores del bloque expresaron no estar en condiciones de seguir avanzando.

El experto lamentó la imposibilidad de que el país negocie bilateralmente con la nación asiática, ya que los socios del Mercosur sólo pueden acceder a un permiso especial de sus pares para hacerlo con integrantes de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi). De hecho, tal es el caso del abarcativo acuerdo comercial firmado entre Uruguay y México.

Interrogado sobre la pequeñez del mercado local, Kim reconoció que el «tamaño sí importa, pero no tanto», ya que las empresas coreanas verían a Uruguay como la puerta de acceso al bloque sudamericano.

Kim, quien visitará Montevideo la semana próxima para machacar sobre la potencialidad de las relaciones entre Corea y Latinoamérica durante un seminario en la Aladi, subrayó que 7,4% de las exportaciones de su país llegan a América Latina y que este es un ratio mayor que el de cualquier otro país asiático.

Por su parte, la inversión directa coreana en la región alcanzó 7,8% del total en 2008, con US$ 1.600 millones, aunque el monto real más que duplicaría esa cifra ya que las empresas movilizan recursos desde otras sedes, en transacciones que no quedan registradas frente al banco central coreano.

Los datos mencionados muestran un superávit comercial de Corea con los países de América Latina, por lo que el país está interesado en equilibrar la balanza.

«Corea también puede ser el puente con China», advierte Kim consciente de la seducción que ejerce ese mercado sobre cualquier país que desee aumentar sus ventas al exterior.