Corren los plazos de reformas ante FMI

La misión comenzará a trabajar el 6 de noviembre y hará la quinta y sexta revisión del programa que pasará a directorio a mediados de diciembre. El directorio aprobará un desembolso de U$S 254 millones.

Altos funcionarios dijeron a El País que existe confianza en «correr los tiempos» y diseñar un cronograma más acorde con el avance que han tenido los proyectos hasta ahora.

El proyecto de reforma tributaria es uno de los que tiene rezagos que el gobierno considera manejables. El cronograma de la última Carta de Intención preveía tenerlo aprobado para comenzar la implementación el 15 de septiembre y que entrara en vigencia el 1° de enero.

El 30 de noviembre se preveía tener aprobada la ley de reforma del Banco Central y que ya se hubiera culminado el proceso de transferencia de cartera morosa del Banco Hipotecario y su capitalización. Esa fecha también se marcó como límite para enviar al Parlamento los proyectos de reforma de la caja Bancaria y Militar.

El proyecto de reforma del Banco Central tuvo un nulo avance en el Parlamento mientras que el gobierno se ajustó con cierto retraso a los tiempos previstos en la reforma del BHU aunque encontró focos de resistencia sindical que los retrasaron. A pesar de ello existe confianza en que los retrasos en los plazos serán limitados.

El Ministerio de Economía ya tiene la información actuarial sobre la Caja Bancaria y en noviembre se tomarán las «decisiones de política» sobre los cambios que se introducirán.

Con la misión del FMI se evaluará el programa fiscal de 2007 y las últimas cifras del año. Las estimaciones originales de los costos de la sequía eran de U$S 140 millones. A esos se agregaron 230 millones adicionales de los cuales Rentas Generales absorbió U$S 170 millones.

Ya se evalúan las proyecciones en esta área para el año próximo y si no existe una porción de ese costo que puede ser estructural en el futuro inmediato.

Con la operación de canje ya resuelta, el gobierno también podría decidir adelantar más pagos al FMI y despejar los vencimientos que quedan en 2007.