Costos de transporte limitan más las exportaciones que aranceles.

Una caída de 10% del gasto en fletes permitirá aumentar 30% la venta de productos a la región. En la misma situación, se lograría diversificar las colocaciones en 25% y competir con Asia

POR LEONARDO DIESTE DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

El efecto de una disminución de los costos de transporte internacional para las exportaciones uruguayas será más importante para aumentar y diversificar las ventas que una reducción de los aranceles que pagan sus productos para acceder a los mercados de la región y de Estados Unidos (EEUU), según un informe elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), titulado “Destrabando las arterias. El impacto de los costos de transporte en el comercio de América Latina y el Caribe”.
Para el caso uruguayo, una caída de 10% de los costos de fletes y seguros posibilitaría un incremento de 30% de las exportaciones a nivel intraregional y en un porcentaje similar crecerían las ventas con destino a EEUU, señala el informe.

Por su parte, una reducción de 10% en los aranceles, tendría como efecto un incremento de 5% de las colocaciones de productos nacionales en la región y de poco menos de 5% de las exportaciones a EEUU.

Esta situación se repite para el resto de América Latina –que incluye ocho países, además de Uruguay– donde las ventas destinadas a EEUU aumentarían en promedio 39% ante una baja de 10% en los costos de transporte. Por otro lado, las exportaciones crecerían en promedio 2% si las tarifas de importación cayeran 10%.

El informe se realizó a partir de la evaluación de más de 90 sectores de la economía. Para determinar la suba de las ventas al exterior se consideró cual era el porcentaje de incremento de las exportaciones de cada uno de los sectores, y se tomó el guarismo que más se repetía al simular variaciones en los costos de transporte y aranceles, explicó a El Observador, Christian Volpe, investigador del BID.

diversificación. Para analizar el cambio en la diversificación de las exportaciones, el trabajo toma en cuenta la variación en el número de productos que pasarían a integrar las ventas al exterior ante modificaciones en los costos de los fletes y seguros y de los aranceles, complementó Volpe.

Para Uruguay, el informe del BID, estima en 25% el crecimiento de la diversificación de sus productos exportados a la región y a EEUU ante una baja de 10% de los precios de transporte. Considerando una reducción de los aranceles de 10%, el incremento de la diversificación de las exportaciones hacia la región sería de 6% y de 8% de en el caso de las ventas destinadas a EEUU.

En este sentido, el trabajo remarca que la baja de los costos de fletes posibilitará a América Latina la apertura de nuevos mercados, fundamentalmente para algunos productos manufacturados, y así poder competir mejor con los países asiáticos que cuentan con menores costos laborales.

“Las necesidades del transporte deben ocupar un espacio central en el debate sobre las políticas comerciales, especialmente después del colapso de las conversaciones de Doha”, dijo Mauricio Mesquita Moreira, el economista del BID que dirigió el estudio. “Se han hecho muchas cosas para reducir las barreras arancelarias y no arancelarias, pero hoy ha llegado el momento de expandir la agenda política y enfrentar los costos del transporte y sus efectos perversos en el comercio”, agregó.

El progreso que se concretó en términos de liberalización arancelaria para el comercio en América Latina ha sido importante, comentó Volpe a El Observador.

El especialista agregó que “muchos de los países de la región comercian hoy de manera prácticamente libre de aranceles, sin embargo, el progreso en materia de reducción de costos de transporte, y de los determinantes de esos costos, que son los grandes proyectos de infraestructura, ha sido mucho menos acentuado”. Este estudio lo que hace es reflejar esa realidad, sostuvo.