Crece cifra de evacuados y el drama social no cesa

El número de evacuados aumenta por minuto: ayer trepó a más de 10 mil. En cinco departamentos del país había ayer personas fuera de sus hogares producto de la inundaciones, que ya superaron cifras históricas. Durazno, con más de 5 mil damnificados y sin agua potable, continúa registrando una situación caótica, mientras que Treinta y Tres y Soriano también están en un contexto crítico.
Los datos oficiales de Durazno revelaban ayer 4.179 evacuados ubicados en instituciones, y una cantidad importante de autoevacuados en la capital departamental, que elevaba la cifra a 5.500 personas afectadas.
El río Yi creció ayer a un ritmo menor, y fueron alentadoras las noticias de los organismos que controlan su comportamiento.
A pesar de los esfuerzos, en la madrugada de ayer dejó de bombear la Planta Potabilizadora, por lo cual se conformó un grupo de trabajo para planificar y ejecutar la distribución de agua potable mediante el uso de camiones cisternas proporcionados por OSE, la Intendencia de Durazno, Brigada Aérea II, Ejército Nacional y la Intendencia de Flores.
Se pidió a la población que concurriera con recipientes a distintos puntos de la ciudad para recolectar el vital elemento. Aun así, los entendidos dijeron que deben seguirse los consejos de hervir previamente el agua para el consumo directo y el aseo primario.
Cuando el río emprenda su descenso, a la brevedad quedaría restablecido el servicio de agua potable en toda la capital, anunciaron en conferencia de prensa.
También se aclaró que aún quedan locales disponibles jpara la recepción de evacuados, y que se proporciona una atención adecuada en lo que respecta a alimentación y sanidad de las personas afectadas. Para garantizar la seguridad, la Jefatura de Policía dividió el área de inundación en tres zonas, que son patrulladas en forma permanente mediante el uso de botes y lanchas con motor fuera de borda. Por su parte, UTE dijo que habrá suministro de energía eléctrica para toda la ciudad.
Si bien la Inspección Departamental de Enseñanza Primaria realizará el comunicado correspondiente, podemos adelantar que fueron suspendidas las clases en todas las escuelas de la ciudad, incluido Santa Bernardina, ante la falta de agua potable.
Otra de las ciudades seriamente comprometidas es Treinta y Tres. Ayer se registraban más de 2.000 personas fuera de sus hogares por las inundaciones (la mayoría en la capital departamental y 36 en Cebollatí).
El ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Mariano Arana, recorrió ayer la ciudad y mostró cierta tranquilidad por la bajante del río Olimar, que ha comenzado a retroceder. Remarcó que el agua no alcanzó a tapar el tablero de la planta potabilizadora, por lo que los habitantes olimareños no quedaron sin agua potable.
Si bien el río Negro registró un decrecimiento en la suba constante, ayer registraba una marcha de 9,57 metros. Desde la intendencia detallaron que ayer permanecían evacuadas 1.400 personas en instituciones y aproximadamente 1.200 autoevacuados.
De acuerdo al Sistema Nacional de Emergencias, en la ciudad de Florida había ayer 54 personas evacuadas y en 25 de Agosto, unas 60. En Cerro Largo, la cifra de damnificados ascendía a 175 y en Tacuarembó, a 11 personas. Todos coincidieron en asegurar que el mayor drama se registrará cuando bajen las aguas. (Producción: Diño Capelli y redacción