Crece el interés en los Bonos indexados

El interés que recibieron el propio viernes -cuando se conoció el dato inflacionario- varios operadores que negocian fuerte con el exterior todavía puede ser prematuro, dado que tiene como contrapeso el momento que viven los mercados internacionales, donde la aversión al riesgo lleva a un castigo a la deuda de mercados emergentes como la de Uruguay.

Un operador dijo a El País que el interés se puede hacer más fuerte porque algunos inversores creen que la suba de precios no es algo coyuntural, sino que la inflación puede permanecer alta por un período más prolongado.

Con esa perspectiva los bonos globales indexados a la inflación se hacen más atractivos para los inversores. Tomando en cuenta una inflación mayor a la prevista y a la evolución del tipo de cambio se generan rendimientos que pueden llegar a 12% o 13%. «No hay muchos otros papeles que tengan rendimientos así», dijo la fuente.

Otro operador destacó el interés de los inversores por los últimos datos de inflación que llevaron a un alza de precios de 6,38% hasta julio, cuando el techo del rango oficial es de 6,5%. «El interés está pero hay otros elementos que también se toman en cuenta», comentó.

En un momento de volatilidad los inversores ponderan la liquidez que tengan los papeles a la hora de deshacerse de ellos.

Los papeles uruguayos no tienen mucha liquidez, lo que lleva a tener cautela en asumir posiciones más fuertes en ese tipo de títulos.

«Tampoco hay que olvidar que Uruguay está entre los emergentes y que ese riesgo se incrementó», explicó un ejecutivo financiero. «La situación macroeconómica la siguen viendo bien pero les interesa nuestra visión sobre la inflación», dijo.

Un corredor señaló que una tendencia inflacionaria más alta que la prevista puede beneficiar a los inversores por mayores ganancias, pero también da una señal que puede ser preocupante entre los grandes tenedores de los bonos uruguayos que son los fondos de inversión y los bancos.

«Esos fondos no sólo miran el rendimiento de corto plazo, sino que analizan los números macro del país y una inflación sin un adecuado control no le gusta al mercado», expresó.

El presidente del Banco Central, Walter Cancela, dijo ayer que las turbulencias financieras «no nos afectan de manera inmediata al menos, en materia de gestión de nuestro endeudamiento», por las medidas que se han tomado en materia de administración de la misma. De cualquier manera, el funcionario sostuvo que se debe «vigilar» la situación para determinar si se deben tomar medidas «para prevenirnos».

Precios. Fuentes técnicas del gobierno dijeron a El País que la volatilidad «es tan alta» que todavía no se puede determinar el nuevo nivel de precios que tendrán los bonos de países como Uruguay, aunque se descuenta que no se volverá a los niveles registrados en la primera mitad del año.

Lo cierto es que la suba en papeles más seguros como los Treasuries de Estados Unidos pegó positivamente en el rendimiento de las reservas del Banco Central, cuya rentabilidad supera con creces la del año pasado, dijeron a El País fuentes de la autoridad monetaria.

Las reservas están constituidas en Treasuries y otros activos de alta calificación que son los elegidos por los inversores en momentos de alta volatilidad.

Al tener la mayoría de la deuda en tasa fija y haber adelantado financiamiento al equipo económico no le apremia -por ahora- el costo de acceso a los mercados internacionales. A pesar que los técnicos quien que se disipe «la humareda» en los mercados existe consenso en que el costo de financiamiento será superior al que tenía el país hasta ahora.

En el Banco Central se están ajustando los detalles para diversificar las monedas en que están constituidas las reservas libres y se prevé tomar una determinación «en el corto plazo». La semana pasada hubo una presentación técnica y ya casi está lista la propuesta que llevará adelante el Central.

Por su parte, el superintendente de bancos, Fernando Barrán, sostuvo que la volatilidad de las últimas semanas «no se ha estado reflejando como un problema a nivel del crédito de las instituciones bancarias en el Uruguay».