Crece inquietud en las cárceles por la posible ley de amnistía

La situación es calificada de compleja aunque, por el momento, está bajo control de las autoridades. Se teme que de no procesarse con celeridad la iniciativa se produzcan motines y desmanes.

El coordinador del grupo de apoyo al sistema penitenciario, Víctor Hugo Díaz, reconoció a El Observador que en panorama que se vive en las cárceles “no es fácil”, y que la “inquietud” a nivel de los presos se advierte incluso desde el 31 de octubre, en virtud de la propuesta del ministro de Ganadería, José Mujica, quien en la campaña electoral había propuesto una amnistía para los delincuentes primarios. “Una vez que se produjeron los anuncios, la gente empezó a sacar cuentas de cuando iban a salir”, dijo.

Díaz aseguró que la huelga de hambre que se abortó la semana pasada en el Comcar y en la cárcel de Libertad, que involucró a 170 presos, en buena medida se produjo porque los reclusos reclamaban “un interlocutor válido” para conocer los alcances de la normativa. Afirmó que el director nacional de Cárceles, Enrique Navas, explicó la iniciativa. La situación se solucionó y hoy está bajo control. “Pero hoy; mañana no se sabe”, indicó.

Para el director del Patronato de Cárceles, Oscar Ravecca, la inquietud que se vislumbra dentro de los establecimientos carcelarios “es natural” en la medida en que para los reclusos “la libertad es el bien más preciado”.

“Este tipo de noticias genera perturbación, lógicamente. Supongo que con la creación de los Consejos de Salarios hay gente que está convencida que le van a subir los sueldos un 45%. Se trata de expectativas y de cierta perturbación, pero no creo que pase de eso. Los presos tienen claro que un motín o una situación no deseada, iría en contra de ellos mismos”, señaló Ravecca a El Observador.

Para los defensores de oficio, al desconocerse con exactitud en qué consistirá la ley que promueve el Ejecutivo y a quienes beneficiará, agrega otro factor de complejidad a la situación.

La encargada de la Dirección de Defensorías de Ejecución de Sentencias Penales de Montevideo, Lilián Nassutti, reconoció a El Observador que entre los reclusos la expectativa por la sanción de una ley que eventualmente pudiera afectarlos “es notoria”, pero aseguró que el clima que ha advertido entre sus clientes “es de tranquilidad”. “Pensé que iba a tener una mayor exigencia por conocer los alcances de la medida, e incluso que el hecho de que no tengamos mucha información para suministrar podría llegar a deteriorar la relación en algún caso”, afirmó.

Una de las defensoras de oficio de Maldonado, Eugenia Elso, señaló que en su última visita a la cárcel de Las Rosas, atendió 60 defendidos: “A excepción de cuatro o cinco, todos me preguntaron qué sabía de las medidas”.


Compleja. En tanto, el director del Comcar, Felipe Pereyra Cuadra, reconoció ayer que las autoridades carcelarias han debido recorrer los establecimientos “en previsión de algún hecho no muy feliz que se pudiera generar como consecuencia de expectativas desmedidas”. “La situación es compleja, bastante difícil, pero eso no quiere decir que no sea manejable”, dijo en el programa El Despertador de canal 12.