Crisis energética: activan restricciones y castigos

El agravamiento de la situación energética del país debido a la sequía, se traducirá desde hoy en una serie de restricciones al consumo de electricidad impuestas por el gobierno, que con carácter de “obligatorio” deberán cumplir clientes particulares de UTE y fundamentalmente comercios, so pena de que vean “cortado” el suministro.
El Ministerio de Industria y Energía emitió ayer una resolución con las nuevas restricciones (ver gráfico) “para reducir la probabilidad de cortes en el suministro en los meses de mayor consumo”, señala el texto oficial, que por primera vez acepta el extremo de los apagones como una posibilidad cierta.

Sólo se aceptarán que estén encendidas lámparas exteriores que guarden relación con cuestiones de seguridad. La resolución habilita a inspectores de UTE a controlar el cumplimiento de las nuevas restricciones y ante incumplimientos se puede llegar “hasta el corte del suministro”.

El presidente de UTE, Beno Ruchansky, dijo ayer a El Observador que el paso de los días sin precipitaciones que permitan volver operativas las represas hizo que la situación energética pasara de “muy complicada a grave”.

En ese marco, UTE debe mantener encendidas todas las centrales térmicas a un alto costo, hecho que impacta directamente en las finanzas del ente (ver nota aparte) que ya gastó los US$ 150 millones que había presupuestado para mantener el suministro a la población en 2006. El costo de las centrales térmicas, que funcionan a gasoil y fueloil, determinó además que ANCAP haya importado para UTE , sólo en mayo, cerca de 55.000 metros cúbicos de esos combustibles. “Eso muestra la magnitud del problema energético”, dijo a El Observador, Daniel Martínez, presidente de la petrolera estatal.

Ruchansky viaja hoy a Buenos Aires a negociar la compra de una mayor cantidad de energía y está a punto de firmar un acuerdo con Brasil para utilizar centrales de aquel país que funcionan a carbón, confirmó el jerarca. Argentina vende hoy a Uruguay, por contrato, 150 megavatios (MW) por hora pero desde hace días está pasando “bastante más”, dijo Ruchansky. En tanto, Brasil comenzó nuevamente a abastecer a Uruguay con 70 MW, reveló el jerarca.


Suben tarifas. El problema para la gente no se acaba en las reestricciones. UTE se apresta a decidir una nueva suba tarifaria, que según varias fuentes oficiales consultadas ayer por El Observador rondará entre 7% y 10%. Ruchansky dijo que el tema se analizará el jueves y aclaró que el aumento “no puede ser retroactivo”.