Crisis energética: comprarán 12 generadores sin licitación

Las autoridades energéticas comenzaron el análisis técnico, político y jurídico para definir las posibilidades de comprar, de forma directa, una docena de generadores térmicos que aporten algo más de 200 megawatts (MW) de respaldo eléctrico, y den una solución inmediata a las dificultades de abastecimiento en el corto plazo.
Se trata de una inversión superior a US$ 200 millones para la adquisición de 12 generadores de 17 megawatts (MW) cada uno, dijo a El Observador el director de Energía, Ramón Méndez.

Las autoridades pretenden que tres unidades queden instaladas para el próximo año, lo que demandará una inversión de al menos US$ 50 millones que deberá resolverse “en uno o dos meses”.

En el gobierno entienden que solo evitando las demoras burocráticas de un llamado a licitación pública se logrará el objetivo planteado, y que el resto de las máquinas estén en condiciones de quedar operativas en 2010, agregó Méndez.

El procedimiento de compra directa está previsto en el Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf) que regula las compras estatales, y fue el que se aplicó para la adquisición de la central que se instaló en Punta del Tigre.

El jerarca señaló que si se consigue la habilitación y los fondos para realizar la compra, se deberá incluso pagar un “sobrecosto” que permita desviar para UTE generadores ya comprometidos por los fabricantes a otros compradores, como forma de reducir los plazos de entrega.

Con esa ampliación, más los proyectos en rodaje para la instalación de generadores eólicos y de biomasa, se logrará reducir sustancialmente las incertidumbres de abastecimiento para el año próximo, si continúan las condiciones desfavorables por la falta de lluvias.

La medida busca dar una solución inmediata a la delicada situación energética que atraviesa el país, producto de una prolongada sequía que merma las reservas de agua en las represas del país y compromete la generación hidráulica.

A eso se suma un contexto regional complicado, con Argentina que atraviesa una crisis “estructural” que impide no solo la asistencia directa sino también el tránsito de energía brasileña por su territorio con destino a Uruguay.

Versatilidad. A diferencia de las usinas que integran el parque térmico actual de UTE, los motores que pretende adquirir el ente energético tienen mayor versatilidad en la utilización de combustibles, ya que pueden funcionar tanto a fuel oil, gasoil, biodiesel o gas natural.

Ante la escasez en el suministro de gas natural –la opción más económica– que el país importa en la actualidad de Argentina, se espera que en una primera etapa los generadores trabajen con fuel oil.

Ese punto es central para definir la ubicación del parque de motores, que todavía no fue resuelto por las autoridades.

La opción más probable es utilizar algún predio cercano a la central de La Tablada, al cual se puede acceder fácilmente con oleoductos para el bombeo de fuel oil, explicó Méndez.