Crisis mundial hunde a Japón en la recesión

Japón sufrió en el cuarto trimestre de 2008 su peor contracción económica en 35 años, debido al desplome de exportaciones e inversiones, y el gobierno afirmó que el país está viviendo su recesión más grave desde la segunda guerra mundial.
La economía japonesa se contrajo a un ritmo anual del 12,7% el trimestre pasado, la mayor caída desde la crisis petrolera de 1974, debido a que las recesiones en Estados Unidos y Europa desencadenaron una disminución récord en las exportaciones.

El Producto Bruto Interno (PBI) cayó por tercer trimestre consecutivo, dijo ayer la Oficina del Gabinete en Tokio. La mediana estimada de 26 economistas encuestados por Bloomberg News era de una contracción del 11,6%.

Las exportaciones bajaron 13,9% sin precedente con respecto al tercer trimestre porque la demanda de automóviles Corolla y televisores Bravia se desplomó por la crisis, que el Grupo de los Siete países más industrializados dijo que persistiría durante la mayor parte de 2009. Las inversiones empresariales disminuyeron 5,3%, como nunca en siete años. El consumo de las familias fue 0,4% menor que el tercer trimestre.

Japón se encuentra oficialmente en recesión desde el tercer trimestre de 2008, y seguirá estándolo al menos todo 2009, estiman la mayoría de los economistas y el banco central japonés.

Al ver que sus reservas aumentaban y sus beneficios se reducían a una velocidad alarmante, las empresas redujeron de forma drástica sus inversiones. Víctimas de supresiones de puestos de trabajo o de recortes salariales, inquietos ante un futuro incierto, los japoneses piensan más antes de echar mano a la cartera, y el marasmo económico se sigue agravando.

Toyota Motor Corp., Sony Corp. e Hitachi Ltd. –que pronostican pérdidas– están despidiendo miles de trabajadores, lo que acentúa el riesgo de que la caída en el gasto de los consumidores prolongue la recesión. “Esta es la peor crisis desde el final de la guerra. No cabe duda”, declaró el ministro de Política Económica y Presupuestaria, Kaoru Yosano, y estimó que la economía nipona “fue arrasada literalmente” por la tormenta mundial.

“La economía japonesa, que depende mucho de las exportaciones de automóviles, productos electrónicos y bienes de capital, se ha visto severamente afectada por la desaceleración mundial”, agregó.

“La economía se encuentra en muy mala forma, y la parte atemorizante es que veamos una caída similar este trimestre”, dijo Seiji Adachi, economista sénior de Deutsche Securities Inc. en Tokio.

“Todo lo que podemos hacer es esperar que la demanda extranjera aumente”, acotó. La segunda economía del mundo se contrajo 3,3% con respecto al tercer trimestre, mostró el informe de ayer. Esto se compara con la contracción del 1% de EEUU y del 1,5%de la eurozona, la más pronunciada en al menos 13 años. Yosano dijo que el gobierno no tiene planes de compilar medidas de estímulo adicionales antes de que sea aprobado el presupuesto del próximo año fiscal. (Bloomberg y AFP)