Crisis: Uruguay está “mejor posicionado”.

Uruguay debe mejorar la productividad y competitividad de su economía como forma de contrarrestar los aumentos de costos que enfrentan los sectores productivos locales, estimó el representante del Banco Mundial en Montevideo, David Yuravlivker.
Al mismo tiempo recomendó evitar recurrir a subsidios a sectores específicos de actividad que atraviesen dificultades, porque resultan “costosos para la sociedad”, “distorsionan” la economía y no se pueden mantener a largo plazo. “Lo que me parece que no habría que hacer es tratar de poner parches, porque eso es costoso para la sociedad e incluso discriminatorio”, remarcó Yuravlivker.

Según su punto de vista, el país está “mucho mejor posicionado” para enfrentar la crisis financiera internacional, y que su impacto en la economía local dependerá del desarrollo de las turbulencias.

Si se confirma una “recesión leve” en la economía de EEUU sin un impacto significativo en los precios internacionales de las materias primas, el shock en Uruguay será “relativamente bajo”, estimó.

Por el contrario, una crisis más prolongada en el tiempo podría tener efectos “mayores” aunque sobre una economía menos vulnerable.

Por otra parte, sostuvo que se debe profundizar la diversificación de destinos en inserción comercial y con una visión de largo plazo realizar esfuerzos en aumentar la diversidad en los productos exportables.

El funcionario señaló también que se deben alcanzar mayores niveles de inversión que los actuales como forma de asegurar el crecimiento, que no es “suficiente para reducir la pobreza, pero sí absolutamente necesario”.

En ese sentido remarcó que las reformas estructurales que encara el gobierno “tendrían que llevar a una mayor inversión”, al tiempo que destacó que el desempeño “excepcional” de la economía en los últimos años fue “obviamente” en parte adjudicable al entorno internacional.

El representante del Banco Mundial reconoció los logros del gobierno en la reducción de las vulnerabilidades, en especial con el abatimiento del peso de la deuda que de todas formas mantiene un “ratio bastante alto”.

Costos. En una charla con medios de prensa, Yuravlivker señaló que es “válido” que los productores locales se quejen de la depreciación del dólar, pero contextualizó el fenómeno a escala mundial y llamó a combatir la caída de la divisa con mayor “productividad”.

“El tema de los costos es una preocupación válida, es un fenómeno global que se puede enfrentar en forma saludable y a mediano plazo solo tratando de aumentar la productividad”, enfatizó.

También dijo que la pérdida de competitividad se dio respecto a algunas economías mientras que frente a otras, como el caso de Brasil, el país se vio beneficiado.

A nivel de pobreza, señaló que llevará “mucho tiempo” reducir los guarismos alcanzados durante la crisis de 2002, y estimó que el Plan de Emergencia tuvo un papel relevante en la reducción de la indigencia pero “no tanto” de la pobreza. “El Panes estaba dirigido a la indigencia, no tanto a la reducción de pobreza”, dijo.

La evaluación del Banco Mundial sobre el “fortalecimiento” de la red de protección social con el Plan de Equidad –que contempla mayormente mejoras en las asignaciones familiares– es positiva, y secunda la necesidad de políticas “permanentes” para contener los efectos de las crisis.