Cristina candidata ya habla con Lula de la estratégica energía

Como parte de su estrategia de «puertas afuera», la primera dama, senadora y candidata oficialista a la presidencia argentina, Cristina Fernández de Kirchner, llegó ayer a Brasil para entrevistarse con Lula y empresarios de ese país, en su último viaje al exterior, previo a los comicios del 28 de octubre.

La visita de la máxima favorita para ganar las elecciones argentinas -los sondeos le dan en promedio un 40%- se enmarca en una estrategia electoral internacional, promocionando su candidatura en los principales foros internacionales y ante los principales líderes del mundo.

Lula ha expresado públicamente su apoyo a la candidatura de Cristina Kirchner, refiriéndose a ella como una figura política capaz de dar continuidad al proceso de integración que se efectúa en la región.

Precisamente el Mercosur, del que Brasil y Argentina son los socios mayoritarios, fue uno de los temas que se abordaron en una «agenda abierta», coincidiendo en que hay que «fortalecerlo», sin dar más precisiones. También se trató sobre la relación comercial bilateral entre ambos países (Brasil es el principal socio comercial de Argentina). Cristina Kirchner afirmó que la «asociación estratégica» entre estos países ambientará un «círculo virtuoso» de fortalecimiento económico y político en la región, tras reunirse con dirigentes del sector empresarial brasileño en el Palacio de Itamaraty (Cancillería).

Por otra parte, destacó que «la necesidad de cerrar la ecuación energética latinoamericana es clave», y señaló como «estratégicos» en ese proceso a Bolivia y Venezuela.

No trascendió si se refirieron a otros temas que afectan al bloque, como el corte de los puentes entre Argentina y Uruguay, que ahora incluye piquetes en la denominada «Ruta del Mercosur», una de las principales vías terrestres de comunicación entre Brasil y Buenos Aires.

VIAJERA. La llegada de Cristina Kirchner a Brasilia, se produce como parte de su estrategia electoral, la que se ha destacado por sus continuos viajes.

En diálogo con El País, la analista argentina Graciela Römer, sostuvo que esa es «una modalidad muy latinoamericana de posicionar a los candidatos de afuera hacia adentro, y el supuesto es que en la medida que logran el beneplácito a nivel internacional elevan su estatura como líderes nacionales». La reunión con Lula no es un hecho menor, se trata del «dirigente que tiene la mejor imagen en América Latina».

Desde que lanzó su candidatura, el 19 de julio, la primera dama ha viajado para reunirse con los gobernantes de España, Austria, Alemania y México. Su última escala fue Estados Unidos donde dialogó con empresarios y políticos. Esta preferencia, es criticada por la oposición sobre la base de que se hace proselitismo en actos y viajes oficiales del gobierno.

Para la analista, este «maratón de viajes» responde a la estrategia de Cristina Kirchner de «continuidad y cambio». La primera estaría vinculada a cuestiones estructurales y económicas; lo segundo «estaría orientado a los temas institucionales».

Los logros de la gestión de Néstor Kirchner -como la salida de la crisis económica de 2002, la más grave de la historia del país- aún dejan «deudas pendientes» para su esposa quien será seguramente su sucesora, por ello no es extraño que el foco esté puesto hacia el exterior. De hecho, el escenario que encontró al asumir, llevó al mandatario a ocuparse, sobre todas las cuestiones, de los asuntos internos.